Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU afirma que Irán tiene uranio para tres bombas

Irán sigue aumentando su producción de uranio de bajo enriquecimiento. Según informó ayer el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Irán posee ahora 2.800 kilogramos del mineral elevado al 3,5%. Esto supone un 15% más que en mayo de este año. La cantidad de uranio acumulada por Irán es suficiente -una vez enriquecida ulteriormente-, para fabricar entre dos y tres bombas nucleares, según los expertos.

En un informe técnico difundido ayer, la agencia nuclear de la ONU muestra su preocupación por las dimensiones militares del programa atómico iraní y asegura que Irán está obstruyendo las inspecciones internacionales de sus instalaciones nucleares y viola todas las resoluciones internacionales. Según el texto, las autoridades iraníes no permitieron a dos inspectores de la agencia vigilar los procedimientos utilizados en un reactor de Teherán empleado para la investigación científica.

Desde hace años, el Consejo de Seguridad de la ONU y el OIEA exigen que Irán suspenda su programa de enriquecimiento de uranio, que pare la construcción de un reactor de agua pesada y aplique un régimen especial de inspecciones.

A pesar de las repetidas condenas y las sanciones diplomáticas y comerciales impuestas al Gobierno de Ahmadineyad, el régimen islámico sigue argumentando que tiene derecho a producir combustible para generar energía atómica.

Sakineh Ashtianí

Por otro lado, Sajjad Mohammadi Ashtianí, el hijo de Sakineh, la iraní de 43 años condenada a morir lapidada por adulterio y complicidad en el asesinato de su marido, expresó ayer por teléfono al filósofo francés Bernard-Henri Lévy su temor de que la sentencia se cumpla una vez haya finalizado el Ramadán, en torno al próximo día 10, informa Ana Teruel desde París.

"El mes de Ramadán llega a su fin y según la ley islámica, las ejecuciones pueden aplicarse de nuevo", señaló el joven de 22 años, que no ha podido entrevistarse con su madre desde el pasado 11 de agosto, cuando la televisión iraní emitió la supuesta "confesión" de Ashtianí, que según sus familiares, fue forzada.

"Es el colmo de la barbarie y la vuelta a la Edad Media", declaró el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, después de reunirse con Lévy y con el ex abogado de la iraní, Mohammad Mostafaei, quien ha tenido que huir de Irán y vive refugiado en Suecia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de septiembre de 2010