Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El OIEA denuncia las obstrucciones de Irán a las inspecciones en las instalaciones nucleares

Un informe del organismo nuclear de Naciones Unidas asegura que el Gobierno iraní impidió a dos de sus expertos visitar en Teherán un reactor dedicado a investigación

El Organismo Internacional de Energia Atómica (OIEA) constata que Irán está obstruyendo las inspecciones internacionales de sus instalaciones nucleares. En su nuevo informe, la agencia atómica de la ONU lamenta "el repetido rechazo de Iran al acceso de los inspectores experimentados que han sido designados por el OIEA para visitar las instalaciones iraníes en las que se produce combustible nuclear".

El combustible en concreto es uranio enriquecido, material que puede servir tanto para centrales de energía atómica como para la fabricación de armamento nuclear, dependiendo del grado en que se enriquece el uranio mediante un proceso realizado en centrifugadoras. Dada la sospecha sobre la naturaleza bélica del programa nuclear iraní, la Comunidad Internacional ha exigido repetidas veces al Gobierno de Teherán que renuncie a enriquecer uranio. A pesar de las repetidas condenas y las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU para presionar al Gobierno iraní, este no cede, argumentando que es derecho de todo país soberano producir combustible para generar energía atómica.

La tensión se agrava ahora con la obstrucción de las inspecciones internacionales, que impide al OIEA llevar a cabo de forma eficaz las medidas de salvaguarda. En el nuevo informe, elaborado para ser presentado a la Junta de Gobernadores (órgano ejecutivo del OIEA), consta que las autoridades iraníes no permitieron a dos inspectores de la agencia atómica de la ONU a ir a vigilar los procedimientos del reactor de Teherán dedicado a la investigación. El argumento oficial de Irán es que ambos expertos habían facilitado informaciones erróneas, sosteniendo que Teherán estaba realizando experimentos sin declararlos.

Según el balance hecho por el OIEA, Irán ha declarado a mediados de agosto que dispone de al menos 22 kilos de uranio altamente enriquecido (UF6), producido en el centro piloto de Natanz. Fuentes oficiales iraníes argumentan que este combustible es para uso exclusivo del reactor de investigación, en el que se desarrollan materiales para aplicación en la medicina.

Además, Irán ha producido hasta ahora unos 2.800 kilos de uranio poco enriquecido, cantidad que supera en mil kilos la cifra de noviembre de 2009 y que los expertos consideran suficiente para construir entre dos y tres bombas nucleares, informa Efe. Así, el nuevo informe del OIEA reitera su preocupación por las posibles dimensiones militares del programa atómico iraní, bajo inspección internacional desde hace siete años y asegura se ha detectado un posible intento de desarrollar carga explosiva para un misil.

Un portavoz de la Casa Blanca, citado por la agencia Reuters, ha mostrado la preocupación de EE UU ante las últimas constataciones. "El último informe del OIEA sobre Irán demuestra una vez más que Irán está renunciando a cumplir con sus compromisos nucleares internacionales y continúa esforzándose para extender su programa nuclear y para acercarse a tener capacidad armamentística nuclear".