Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FRAN VÁZQUEZ | Pívot de la selección española | MUNDIAL 2010 | Octavos de final

"Scariolo quiere que intimide"

Fran Vázquez (Chantada, Lugo; 27 años) es un jugador atípico dentro de la cancha por sus especiales características físicas y técnicas y fuera de ella por algunas decisiones que han marcado su carrera. En Estambul rompe con cuatro años de ausencia de la selección española al tiempo que renovó su contrato con el Barcelona y dejó una vez más a un lado la NBA a pesar de que Orlando Magic lo tiene en el punto de mira desde que le eligió en el puesto 11 del draft de 2005. "Es el jugador de más alto nivel que tenemos en el papel de sustituto natural de Marc Gasol. Quizás, el único en España. Y, cuidado, ese es el problema", analiza el seleccionador, Sergio Scariolo; "si no hubiésemos logrado que volviera a la selección, nos habríamos encontrado en grandes apuros. No me achaco ningún mérito. Las relaciones evolucionan a medida que maduran las personas. Se han dado las circunstancias para que volviera y es un placer observar su integración y sus respuestas en la cancha". Vázquez ha firmado en los tres últimos partidos una estupenda estadística: 19 canastas en 21 intentos.

"No dejé el equipo por una novatada como se dijo, sino por motivos personales"

"Para nada soy el sustituto de Pau Gasol. Él es insustituible"

"La intensidad en la defensa nos da mayor alegría ofensiva. Nos estamos gustando"

Pregunta. ¿Por qué estuvo tanto tiempo fuera de la selección española?

Respuesta. Razones personales. Creí que era lo mejor. Pero no es, ni mucho menos, por lo que dicen por ahí, por una novatada o por una cuestión de ese tipo. Fue una decisión mía. Ahora estoy muy a gusto de nuevo en ella y no hay ningún tipo de problema.

P. ¿Qué peso tuvo Scariolo en su vuelta al equipo?

R. Mantengo una buena relación con él. Me conoce desde hace mucho tiempo. El año pasado ya le dije que con él iba a ir encantado a la selección, pero en aquel momento no pude debido a unos problemas personales. Una vez resueltos, esta vez adoptamos una decisión por consenso y mi esposa me apoyó totalmente.

P. ¿Qué le ha pedido el técnico en este Mundial?

R. Que juegue como sé. Que intimide en la defensa, que ayude en el rebote, que juegue de cara al aro como suelo hacerlo y que machaque si es conveniente. Me conoce y sabe muy bien cómo juego. Cambiar mi forma de jugar sería un error. Yo no le he dicho que lo quiero jugar todo y, por supuesto, para nada soy el sustituto de Pau Gasol. Es insustituible, un jugador muy importante para la selección. Todos tenemos que intentar aportar el máximo posible para que su baja se note lo menos posible. He vuelto para jugar lo mejor que sé en los minutos de los que disponga y acataré todo lo que decida Scariolo.

P. ¿Por qué les costó tanto alcanzar su nivel habitual en los primeros partidos?

R. A veces da la sensación de que vayamos a ganar nada más salir a la cancha. Pero éramos conscientes de que también podíamos perder algún partido. No por eso se iba a acabar el mundo. Hemos demostrado que sabemos sobreponernos a las derrotas y eso es fundamental. Lo importante es saber reconocer las cosas cuando no van bien y hacer terapia de grupo.

P. ¿Preparó de forma especial su regreso?

R. No tuve muchas vacaciones y no me costó volver en forma sabiendo que tenía que competir enseguida. El trabajo en la selección es más condensado que en un club. Tienes que integrarte en el grupo y ponerte en forma en 20 días para competir y jugártelo todo en siete u ocho partidos en dos semanas. En un club tienes más margen de tiempo para todo.

P. No parece el mismo. ¿Cómo se explica su enorme mejora durante los tres últimos encuentros?

R. Tampoco es que mire mucho eso. Si me salen bien los partidos, estoy más satisfecho, por supuesto. Pero mi obsesión es defender y ayudar a mis compañeros en lo que pueda. Últimamente, estoy jugando mejor. Estoy a gusto y en esas circunstancias tus compañeros te buscan más.

P. ¿Cuál ha sido la clave para que el equipo haya logrado acercarse a su mejor rendimiento?

R. Hemos mejorado nuestra intensidad defensiva y eso nos ha dado mayor alegría también en el juego ofensivo. Si estamos fuertes atrás, estamos más tranquilos delante y aunque se fallen algunos tiros no pasa nada. Ante un rival como Grecia, tan duro en la defensa, salimos muy concentrados y todo nos fue bien. Si ellos salían fuertes y picaban atrás, nosotros también. Nos estamos gustando.

P. Ahora su rival vuelve a ser Serbia, como en la final del último Europeo ¿Qué opina de ellos?

R. Hemos demostrado que somos muy fuertes en la pista, pero hay que mantener los pies en el suelo y volver a demostrarlo en cada partido. Serbia es un adversario muy fuerte. Ya lo era el año pasado. Hizo un gran Europeo. Pero ahora tienen más experiencia, algo que quizás necesitaban porque forman un equipo muy joven.

P. Este verano renovó por un año más su contrato con el Barcelona. ¿No piensa dar el salto a la NBA?

R. No me arrepiento de no haberme ido a la NBA. Para mí, no es una obsesión. He trabajado duro, he conseguido títulos muy importantes, estoy muy a gusto en el Barça y ganar ahora una medalla con la selección supondría redondear una gran temporada. Ya veremos lo que pasa en el futuro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de septiembre de 2010