Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos se pasea ante Angola

Los estadounidenses aplastan al combinado africano (121-66) y sellan su pasaporte a cuartos de final del torneo

La selección de Estados Unidos puso en práctica todo su arsenal ofensivo en los octavos de final del Mundial de Turquía y hundió rápidamente (121-66) a una selección de Angola que se despide con la satisfacción de disputar los octavos ante la gran favorita.

El partido comenzó con un ritmo endiablado que hacía presagiar un inmediato despegue en el marcador por parte de los norteamericanos y, aunque los angoleños aguantaron el primer apretón (12-7), la gran facilidad anotadora de Kevin Durant y de Chauncey Billups pronto pusieron de manifiesto la tremenda desigualdad que hay entre estas dos selecciones.

En apenas ocho minutos de juego, los jugadores de Mike Kryzewski disponían ya de una exultante ventaja (29-9) que cumplía con los peores pronósticos de los africanos. Por parte de Angola, sólo Joaquim Gomes (nueve puntos en el primer cuarto) se mostraba inspirado, algo insuficiente para hacer frente a una selección estadounidense que no disminuyó su presión defensiva, a pesar de la gran diferencia conseguida en los primeros minutos y que llegaba al descanso con veintisiete puntos de ventaja en el marcador.

ESTADOS UNIDOS 121 - ANGOLA 66

Estados Unidos (33+32+26+30): Billups (19), Durant (17), Rose (9), Iguoala (6) y Odom (9) -equipo inicial- Granger (5), Westbrook (4), Gay (17), Gordon (17), Love (8), Chandler (5) y Curry (5).

Angola (13+25+18+10): Morais (5), Cipriano (-), Lutonda (8), Gomes (21) y Mingas (2) -equipo inicial- Fortes (11), Bonifacio (-), Paulo (-), Mbunga (4), Ambrosio (12), Almeida (3), Jeronimo (-).

Incidencias: Partido correspondiente a los octavos de final del Mundial 2010 disputado en Turquía ante 15.000 espectadores en el estadio de Estambul (Turquía).

Durante la segunda mitad, el equipo de Kryzewski continuó atacando sin piedad el aro rival y defendiendo con una intensidad implacable. Mientras, los angoleños observaban impotentes cómo se escapaban los estadounidenses en el luminoso hasta alcanzar los cincuenta y cinco a la conclusión del duelo.

El encuentro supuso para los americanos un mero trámite más, camino de la ansiada final, y aunque la amplia superioridad exhibida no parece que pueda llegar a jugarles una mala pasada, primero tendrán que centrarse en superar el próximo jueves al ganador del partido entre Rusia y Nueva Zelanda para pasar a las semifinales.

En cambio, para la selección de Angola, fue la despedida anunciada de un Mundial en el que haber pasado a los octavos y haberlos podido disputar frente a la máxima favorita, a buen seguro, les ha supuesto poner un bonito punto y final, merced a la buena labor realizada en este campeonato.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.