El nuevo curso

Mal año para irse de Erasmus

Los más de 4.000 alumnos del programa de intercambio comienzan el curso sin saber qué ayudas tendrán - La Comunidad aún no ha convocado sus becas - El curso pasado las ayudas se convocaron en julio

Alba coge el avión este sábado. Destino: Alemania. Va a estudiar el quinto curso de Arquitectura en una universidad del oeste del país. Es una de los más de 4.000 estudiantes madrileños que, gracias al programa Erasmus, cada año meten el diccionario en la maleta y se integran en las aulas de otros países europeos. Se va contenta. Es toda una experiencia. Pero también dice estar "indignada" por no saber qué ayudas públicas va a tener. Con los estudiantes ya en Francia, Alemania, Italia... o a punto de irse para empezar el curso, la Comunidad de Madrid ni siquiera ha convocado sus becas complementarias a las Erasmus. Además del importe que concede la Comisión Europea y el Ministerio de Educación, Madrid venía añadiendo otra cantidad extra, destinada a estudiantes de las familias con rentas más bajas.

Las comunidades complementan las ayudas del ministerio y la UE
Más información
¿Quién paga al estudiante?

La Consejería de Educación, frente a las numerosas quejas y demandas de información de los universitarios, ha estado contestándoles que "no hay una fecha concreta para la publicación de la beca Erasmus". El año pasado, la convocatoria salió el 8 de julio, pero en años anteriores había aparecido en primavera. La de 2008, por ejemplo, se publicó en mayo. Un portavoz de Educación afirmó ayer que las becas "no se han convocado este año porque la Consejería está ultimando un programa de ayudas al estudio en el extranjero más ambicioso". No proporcionó más detalles que, añadió, "se darán a conocer en breve". Tampoco pudo precisar si ese nuevo programa se pondría en marcha este curso o el siguiente. Es decir, que no aseguró que los estudiantes que están llegando ahora a sus destinos europeos puedan optar a las becas este curso.

A las ayudas de la Comunidad de Madrid a los erasmus de la región se sumaba la beca de Caja Madrid, la más generosa de todas las que podía obtener un universitario madrileño. La entidad ha decidido este año destinar los 2,2 millones de euros que dedicaba a este concepto a otros colectivos que hasta ahora apenas contaban con ayudas, como los estudiantes de FP que salen a países europeos a estudiar un grado superior de Formación Profesional.

La Comunidad de Madrid destinó el curso pasado casi 2,3 millones de euros a complementar las becas Erasmus. Unos 1.200 estudiantes se beneficiaron de las ayudas, que suponían 1.800 euros para toda la estancia en el extranjero. Es decir, 200 euros al mes, ya que tienen prioridad las estancias de nueve meses. Las becas se concedieron en función de la renta per cápita de la familia del estudiante, que no debía superar los 12.000 euros. Aproximadamente uno de cada cuatro erasmus madrileños pudo beneficiarse de estas ayudas, teniendo en cuenta que 4.390 fueron a estudiar fuera, según los últimos datos disponibles del Ministerio de Educación, del curso 2007/08.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las comunidades autónomas complementan -cada una decide con qué importe- las ayudas que dan la Comisión Europea y el Ministerio de Educación. El año pasado, a cada erasmus le correspondieron 135 euros mensuales de parte de Europa y 193 del Ministerio de Educación, según datos de este último. La cifra varía cada año, porque se reparte una cantidad fija entre el número de beneficiarios de cada curso. El Ministerio cuenta, además, con una ayuda adicional, de 420 euros al mes, destinada a los estudiantes que ya tienen una beca universitaria concedida en el curso anterior.

Los erasmus suelen intentar sumar tantas becas como pueden. Vivir y comer en según qué países europeos no es precisamente barato y las ayudas que dan las Administraciones son bastante escasas. De ahí que las becas Erasmus que daba Caja Madrid fueran de las más codiciadas. "Sin ella no hubiera sobrevivido", cuenta María, que fue beneficiaria de una de ellas en el curso 2007/08, cuando estuvo estudiando en Italia. Como tantos otros universitarios, combinó varias ayudas. La del Ministerio, la de la Comunidad de Madrid y la de la Caja. "Me salvó el curso porque pagaban mes a mes, mientras que la del Ministerio la ingresan con el curso acabado", señala. Entonces, la entidad concedía la beca más generosa de todas: 500 euros al mes. El año pasado el importe fue de 400 euros y los destinatarios, 651 estudiantes de universidades públicas madrileñas.

Caja Madrid empezó a becar a los erasmus en 2005. Este año, según explicó un portavoz de la entidad, ha decidido utilizar los 2,2 millones de euros en otros programas educativos, como las ayudas a los estudiantes de grado superior de Formación Profesional que salen al extranjero o a un centro de investigación oncológica en Fuenlabrada. "Esa cantidad no se pierde", aseguró el portavoz. "El ministerio ya cubre lo que cubríamos nosotros y hemos decidido buscar otro colectivo en el que hay más necesidad", añadió.

En concreto, Caja Madrid considera que su ayuda se solapa con los 420 euros que da el ministerio a los estudiantes de rentas más bajas. Durante los últimos tres cursos, las dos becas han coincidido. "Cuando el ministerio sacó su ayuda, nosotros cambiamos las condiciones y destinamos la nuestra a estudiantes brillantes con rentas menos mínimas y que se quedaran más meses", explicó un portavoz. "Cuando comprobamos que nuestra ausencia no iba a afectar a estos estudiantes, porque ya tenían otra forma de financiarse, nos retiramos", añadió. "Nuestra intención es cubrir huecos que otros no cubren".

Otras cajas españolas, a través de su obra social, aún mantienen las ayudas complementarias a los estudiantes erasmus, aunque con importes y número de beneficiarios variados. Bancaja concede este curso 725 becas (639.000 euros en total) a estudiantes de la Universidad de Valencia. Ibercaja da 62 becas, por un importe global de 120.000 euros, a los alumnos de la Universidad de Zaragoza. La BBK ofrece 150 euros mensuales de beca, mientras que la Kutxa destinará este curso 80.000 euros a becar a estudiantes de la Universidad del País Vasco.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS