Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La subida fiscal en el IRPF propicia una mejora del 5,3%

El impuesto con más potencial recaudador del sistema tributario avanza a trompicones. El IRPF ha mejorado un 5,3% en lo que va de año respecto al mismo periodo de 2009, un dato que a primera vista puede parecer aceptable, pero que obedece poco a la mejora de la actividad económica. Sin la subida fiscal aplicada este año (por la desaparición de la deducción de 400 euros para la mayoría de los contribuyentes y el aumento de la tributación sobre el capital), el impuesto estaría estancado o en niveles ligeramente negativos, aseguran fuentes del Ministerio de Economía.

El informe sobre ejecución presupuestaria conocido ayer revela otra clave. Además de "las medidas de consolidación fiscal", es decir, la subida de impuestos, el texto aporta otra explicación para el mejor comportamiento del IRPF: "El distinto ritmo de ejecución de las devoluciones en ambos años". La expresión sugiere que las devoluciones que reciben los contribuyentes este año, correspondientes a la renta de 2009, se están retrasando respecto a las del año anterior, lo que proporcionaría una mejora artificial y momentánea.

El Ministerio de Economía argumenta que el ritmo de devoluciones es este año casi idéntico al del anterior, pero que tanto el número como el importe solicitados han caído respecto a 2009, según explica un alto cargo. Hasta agosto, el importe devuelto se había reducido un 7,7% y el número de contribuyentes beneficiados, un 3,1%. Hacienda aclara que la disminución del colectivo y del importe devuelto obedece a que las retenciones de 2009 se ajustaron más y, por tanto, el derecho a devolución cae.

Lo que sí queda claro es que la atonía del empleo hace descansar toda la mejora del IRPF en la subida del impuesto, a la espera de una reactivación económica más evidente. Esa falta de empuje del empleo se refleja también en las cuentas de la Seguridad Social, que reducen su superávit al 0,58% del producto interior bruto (PIB) hasta julio. Aunque se trata de la única Administración pública que ha mantenido el excedente en las cuentas, este se ha reducido un 29% respecto al del año pasado. Además, hay 1.000 millones de euros ya gastados y pendientes de imputación que mermarán esa cifra, advierte la Seguridad Social.

Aunque los ingresos han caído un mínimo 0,02% porque las afiliaciones no remontan, los gastos crecen notablemente (4,37%) debido a que la nómina de pensiones no deja de crecer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de septiembre de 2010