Ola de incendios

La Xunta reparte ahora las ayudas a vecinos para limpiar el monte

Aumentan las quejas de los servicios de extinción por falta de medios adecuados

La Consellería de Medio Rural empezó la pasada semana a notificar a las comunidades de montes en mano común las ayudas para la prevención de incendios forestales que fueron convocadas en abril y que, para mayor sorpresa de los solicitantes, excluyen toda subvención a la contratación de personal para las labores objeto de la convocatoria, fundamentalmente la limpieza del monte. En algún caso, la notificación de las ayudas otorgadas se produce cuando ya ha ardido el monte que se trataba de proteger.

"Con ningún Gobierno anterior, ni con el bipartito ni con Fraga, pasó tal cosa", afirma Xosé Alfredo Pereira, presidente de la Organización Galega de Comunidades de Montes Veciñais en Man Común. "Los funcionarios no han cambiado, no es un problema de gestión, sino de táctica política de la actual Xunta para ahogar económicamente a las comunidades y privatizar el monte", añade.

Más información

El presupuesto destinado a estas ayudas en el momento de convocarlas era de 2,4 millones de euros, repartidos en dos líneas de subvenciones según la orden publicada en el Diario Oficial de Galicia del pasado 7 de abril: el "control selectivo de combustible" -es decir, limpieza y desbroce de montes-, para lo que se dotaban 2.140.000 euros, y la construcción de puntos de agua, a lo que se destinaban los 260.000 euros restantes.

En Galicia hay unas 3.000 comunidades de montes en mano común, aunque solo funcionan de modo activo entre 300 y 400 comunidades. Para solicitar esas ayudas, muchas tuvieron que agruparse ya que la convocatoria de la Xunta requería, como primera condición para subvencionar los trabajos, una superficie forestal mínima de 250 hectáreas por expediente.

La respuesta de la Xunta a las peticiones de las comunidades, no está llegando tarde, formalmente, ya que la propia orden da a la Administración hasta seis meses de plazo para resolver y notificar la resolución a los interesados, que si no la reciben en ese plazo deben entender desestimadas sus solicitudes. Teniendo en cuenta que estas debían presentarse durante el mes siguiente a la publicación de la convocatoria, la notificación de la resolución podrá ser cursada hasta octubre: "¿Para prevenir quizás los fuegos de invierno?...", plantea Pereira con sorna.

Hace dos semanas concluyó el plazo que se dio Medio Rural para subsanar las lagunas documentales de los peticionarios. La consellería señala que se han aprobado 297 expedientes por un importe de 2,8 millones para la línea I (más de 700.000 euros de los consignados) y otros 35 expedientes de la línea II, con un importe de 227.500 euros (37.000 euros menos de los previstos).

El porcentaje del gasto subvencionado, según la orden de abril, era del 80% en las labores a realizar en los cortafuegos y fajas auxiliares de pista y por los desbroces mecánicos y manuales bajo arbolado. Las notificaciones que empiezan a recibir las comunidades excluyen, sin embargo, toda subvención a la contratación de personal.

"Están forzando del abandono de los comuneros para que el monte pase a manos privadas", argumenta Pereira, que recuerda que la actual Xunta ya frenó las ayudas para el aprovechamiento de la biomasa forestal que estableció el bipartito. "Su apuesta prioritaria son las sofores [Sociedades de Fomento Forestal], que supondrán la entrega del monte a las empresas forestales para mercantilizarlo sin contar con la opinión de sus propietarios", añade.

Para Samuel Juárez, conselleiro de Medio Rural, las sofores marcarán "un antes y un después en el sector forestal de Galicia". Modernizarán la explotación del monte, aduce, y la Xunta no regateará ayudas para su constitución y para crear infraestructuras.

De 20.256 a 440 euros

La mancomunidad de montes de Salceda de Caselas, que suma 975 hectáreas en siete parroquias, solicitó ayudas para tres conceptos subvencionados al 80%, según la orden de abril de Medio Rural que las convocó: limpieza de fajas auxiliares de pista (1,1 hectáreas, con un gasto de 550 euros), roza mecanizada en monte arbolado (7,8 hectáreas y 3.120 euros de gasto) y roza manual en monte arbolado (21,1 hectáreas y 25.320 euros de gasto). En total, 28.990 euros de gasto por las actuaciones en 30 hectáreas.

La mancomunidad esperaba una subvención de 20.256 euros, pero resolución de la consellería, con salida del 4 de agosto, solo subvenciona el primero de los conceptos, esto es, 440 euros cuando justifique que se han limpiado los citados 1.100 metros cuadrados de fajas auxiliares de pista. Pero lo más chocante es que algunas de las actuaciones para las que se pedían las ayudas serán innecesarias, ya que se centraban en parte de las 24 hectáreas quemadas en tres incendios durante los últimos días.

El malestar en las comunidades de montes del área sur de Pontevedra es general, sea por la escasez de las ayudas o porque siguen sin recibir notificación alguna, lo cual abre la puerta a la denegación de la ayuda por silencio administrativo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 16 de agosto de 2010.