Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JUAN JOSÉ IMBRODA | Presidente de Melilla | Tensión entre Madrid y Rabat

"Si Mohamed VI quiere, se acaba el problema"

El presidente de la ciudad autónoma de Melilla, Juan José Imbroda (Melilla, 1944), califica el enfrentamiento en la frontera entre España y Marruecos, tras las protestas formales del Gobierno marroquí, como "una estrategia de corto alcance, de baja tensión, pero una estrategia calculada para obtener algo". Imbroda llama la atención sobre "lo bien que están coordinadas las acciones de la asociación cuyos miembros cortan la frontera y que acusan de todo lo malo a la policía española con las cinco protestas oficiales". Y da por hecho "que está calculado": "La policía marroquí lo permite con su pasividad", afirma.

Pregunta. ¿Piensa que se está intoxicando intencionadamente a la opinión pública por parte del propio Gobierno alauí?

Respuesta. Creo que es una operación calculada, pero también creo que no tiene grandes pretensiones de cataclismos políticos. Busca una intensidad menor pero persistente que haga pensar que hay un problema, y Marruecos está ahí marcando esa tensión para que España tenga que satisfacer no sé qué pretendidos agravios o deudas. Estos altercados se magnifican y es sorprendente que se produzcan notas diplomáticas de protesta.

P. ¿Mohamed VI controla estas protestas?

R. No lo sé, no podría decir tanto, pero sí que el Rey de Marruecos es un Rey que gobierna y que tiene un poder muy importante y decisivo dentro de Marruecos. Y también podría decir que el Rey de España ya habló con él y que 24 horas después, hay un boicot en la frontera. Lo que sí puedo decir es que, si lo quiere el Rey de Marruecos, se acaban estas tensiones.

P. Usted denuncia la torpeza del Gobierno Zapatero en cuestiones diplomáticas como ésta.

R . Sí, porque son actos reiterativos, no de hace 25 días sino de meses atrás, que distorsionan un paso pacífico de la frontera española con Marruecos, y que la están violentando desde Marruecos.

P. ¿Piensa que España guarda demasiadas veces silencio "por no molestar al amigo vecino"?

R. Las relaciones entre ambos países deben ser magníficas. Hay que ayudarles a ser democráticos e integrarse en Europa.

P. ¿Qué rédito piensa que quiere sacar el Gobierno marroquí del español?

R. Dentro del tablero de las relaciones y de la situación estratégica, aquí siempre hay algo que puede sacar.

P. La mayoría de puestos de pescado han permanecido cerrados por falta de mercancía. ¿Puede ir a peor la situación?

R. No, si no entra pescado en los próximos días, lo traeremos de la península. Están tirando piedras sobre sus propias cabezas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de agosto de 2010