El conflicto en Afganistán

Cinco ONG exigen a Wikileaks que elimine los datos de los colaboradores afganos

La publicación de más de 90.000 documentos clasificados sobre la guerra de Afganistán empieza a pasarle factura al portal Wikileaks. Las críticas ya no llegan solo de organismos oficiales. Una semana después de que el Pentágono pidiera a la organización retirar de su página web los papeles que relatan los errores cometidos en el conflicto desde 2004 hasta 2009, cinco ONG han instado por carta a Wikileaks a borrar los nombres de los afganos que colaboran con las fuerzas internacionales y pueden ser víctimas de represalias. Representantes de los talibanes han declarado públicamente que están chequeando los documentos y planean vengarse de quienes hayan colaborado con las fuerzas internacionales.

Más información

"Estamos muy preocupados por los riesgos y las posibles represalias contra los afganos cuyos nombres aparecen en los documentos de Wikileaks", declaró ayer a France Presse Nader Nadery, presidente de la Comisión Independiente para los Derechos Humanos en Afganistán (AIHRC, en sus siglas en inglés), una de las cinco ONG que firman la carta. Las otras son la Campaña por las Víctimas Inocentes de los Conflictos, el International Crisis Group, el Open Society Institute y Amnistía Internacional. Esta última premió a Wikileaks en 2009 por sacar a la luz informes sobre las matanzas de Kenia. Eso no impidió que la respuesta del fundador de la organización, Julian Assange, fuese contundente.

Ante la evidencia del apoyo menguante entre los que hasta el momento eran sus primeros interlocutores, Assange pasó la pelota a las mismas ONG, a las que pidió que contribuyeran en la tarea de identificación de los nombres.

"Estoy muy ocupado y no tengo tiempo de lidiar con quienes prefieren no hacer nada mientras se cubren las espaldas. Si Amnistía no hace nada, publicaré una nota de prensa para poner en evidencia su negativa", dijo Assange, según revela el Wall Street Journal.

Los temores de las organizaciones de derechos humanos se fundan en datos: las ejecuciones de civiles por parte de los grupos insurgentes se han disparado en los últimos meses. Según la AIHRC, desde el inicio de 2010 ha habido 197 ejecuciones, casi el mismo número registrado en todo el 2009, 225.

"Las personas cuyos nombres y las provincias de residencia aparecen en los papeles pueden ser un blanco de los talibanes", dijo Nadery.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de agosto de 2010.

Lo más visto en...

Top 50