Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un centro comercial gigante para recuperar la plaza de la Cebada

El Ayuntamiento tendrá que pagar 17 millones de euros para indemnizar a los actuales comerciantes - El futuro mercado se reduce a unos 30 puestos

Construir un gran centro comercial de 11.000 metros cuadrados y que una firma opere con su propia marca todo el complejo (deportivo, aparcamiento y comercial). Esta es la única alternativa económicamente viable para remodelar la plaza de la Cebada, según concluye un informe interno de la Concejalía de Hacienda, fechado en febrero, al que ha tenido acceso este periódico. El escrito refleja también que para que un inversor se haga cargo del proyecto, que tendrá un coste final de unos 60 millones de euros, habría que extinguir la concesión del aparcamiento y del mercado de la que se benefician los comerciantes. Indemnizarles supone, "además del eventual coste político y social", un mínimo de 17 millones de euros.

El aparcamiento traerá problemas de tráfico, según una concejal socialista

A finales de 2008 el Ayuntamiento asumió, según el informe, que con el nuevo escenario de crisis era incapaz de financiar la remodelación de la plaza. Para entonces ya se había declarado un ganador del concurso de propuestas para transformar la zona -un proyecto a cargo del estudio de arquitectos de Carlos Rubio Carvajal y Enrique Álvarez Sala- y se había ejecutado la demolición del polideportivo, el único del distrito de Centro y que daba servicio a 150.000 vecinos. Todo quedó paralizado a falta de un inversor.

Desde ese momento, con la intención de maximizar la rentabilidad para atraer al futuro concesionario, el Consistorio ha ido variando sustancialmente el proyecto original hasta convertirlo en otro. Los cambios se han traducido en un considerable aumento de la superficie comercial, en detrimento de la deportiva y la del mercado tradicional. También se ampliará el aparcamiento subterráneo de 312 plazas a 560 en una superficie de 32.000 metros cuadrados, cuatro veces el tamaño del estadio Santiago Bernabéu.

Después de estudiar tres propuestas, planteadas por diferentes empresas del sector alimentario y comercial (posibles interesadas en el negocio), el concejal de Hacienda, Juan Bravo, entiende que el único proyecto "financiable por la iniciativa privada" es el que contempla el informe: un supermercado de 2.500 metros cuadrados en la planta baja y una "tienda" de unos 11.000 metros cuadrados de superficie distribuidos en cuatro plantas.

Para poder ampliar los usos comerciales del nuevo recinto, el polideportivo -convertido en un solar desde agosto de 2009- pierde un 15% de la superficie que le concedía el proyecto inicial (6.600 metros cuadrados). Peor parado sale el mercado municipal, "claramente minoritario en este centro" -reza el informe-, que pasa de 5.400 metros cuadrados repartidos en dos plantas a 1.400, donde solo habrá espacio para unos 30 puestos frente a los 80 que todavía mantienen su actividad.

El informe de Hacienda deja claro que "la única alternativa" para que un inversor privado se involucre en el proyecto es acabar con la concesión de los puestos del mercado y de los aparcamientos de la que actualmente se beneficia la Cooperativa Madrileña de Comerciantes. La indemnización asciende a 17 millones. Una partida que aún está por determinar si se incluirá en las obligaciones del nuevo concesionario o se incorporará a los presupuestos municipales.

"Los comerciantes tienen garantizado un puesto y unas condiciones más favorables [en el nuevo centro comercial]. Con una indemnización, no habría por qué hacerlo", asegura Juan Bravo. Cualquiera que sea la solución adoptada, el informe advierte de la "posibilidad de un conflicto jurídico" con la cooperativa que, según la concejal de Urbanismo, Pilar Martínez, obtiene 800.000 euros anuales de beneficio por la explotación del aparcamiento. Unos ingresos que ayudan a equilibrar las pérdidas que arrastra el mercado de 15.000 euros mensuales, según su gerente, Jorge Asenjo.

A falta de un inversor, el nuevo macroproyecto ya cuenta con la oposición del grupo municipal socialista. Según la concejal, Isabel Vilallonga, "cambiará el ambiente del barrio". "Es descabellado que el Ayuntamiento renuncie a un polideportivo y a un mercado de su propiedad a cambio de meter un monstruo con unos cuantos puestos tradicionales de forma testimonial. Además, el gran aparcamiento traerá todos los problemas de tráfico y de movilidad que ya sufren otras zonas del centro", afirma la edil.

Tampoco la idea de los comerciantes parece encajar con las pretensiones municipales. "A lo que aspiramos es a que la identidad del mercado de barrio permanezca. No queremos un complejo comercial, sino que se respete la actividad y los derechos de los comerciantes. En definitiva, que nos dejen hacer lo mismo que se ha hecho en los cuarenta y tantos mercados municipales de la capital que se han ido rehabilitando", concluye Asenjo.

Promesa incumplida

Una de las exigencias del proyecto era que, durante los cuatro años de obra, no se paralizara la actividad comercial. Para garantizarla, el nuevo mercado empezaría a construirse en el hueco dejado por el polideportivo para, una vez concluido, trasladar allí los puestos mientras se continúa con el resto de la obra. Ahora, aunque no sabe cuándo comenzará, el Ayuntamiento plantea levantar el nuevo edificio en dos años, lo que "conllevaría un coste de inactividad" de los comerciantes, aunque "se ganan dos años de rentabilidad de la concesión", según el informe de Hacienda. Urbanismo, sin embargo, asegura que es "compatible la actividad comercial con la obra".

Siete años para reformar la plaza

- Mayo de 2003. El Ayuntamiento y la Comunidad acuerdan rehabilitar el mercado.

- Junio de 2006. El Consistorio convoca un concurso de ideas para remodelar la plaza que queda desierto. Un año después, tras un nuevo concurso, se falla a favor del proyecto +Público.

- Agosto de 2009. Concluye la demolición del polideportivo municipal con fondos del Plan E. El Ayuntamiento, según el informe, ya sabía a finales de 2008 que no podría ejecutar el proyecto con fondos públicos.

- Marzo de 2010. El concejal de Economía y Empleo, Miguel Ángel Villanueva, reconoce que, dada la situación de crisis, ningún inversor privado está interesado en la operación.

- Febrero de 2010. La Concejalía de Hacienda elabora un informe en el que se concluye que la única alternativa para remodelar la plaza es construir un gran centro comercial. Sigue sin haber un inversor que se haga cargo del proyecto

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de agosto de 2010

Más información