Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La corrupción en el fútbol

El 'caso Brugal' destapa el uso masivo de sobornos para ascender a Primera

Las escuchas a Ortiz, máximo accionista del Hércules, revelan que utilizó a Tote y Abraham Paz como intermediarios - Los dirigentes rivales, según el sumario, también primaron a terceros

Enrique Ortiz, máximo accionista del Hércules , acudió presuntamente a Jorge López, Tote, el capitán de su equipo, para que transmitiera sus ofertas para comprar las derrotas voluntarias de Salamanca, Córdoba, Girona y Recreativo. El futbolista, además, también habría mediado a finales del curso pasado en el intento de pagar primas por la victoria a los equipos que se enfrentaban a los rivales del Hércules por el ascenso a Primera, como el Nastic, según las conversaciones registradas en el sumario del caso Brugal, que el juez se niega a entregar a las autoridades deportivas y que hoy hace públicas EL PAÍS.

Tote se apoyaba en Abraham Paz, el segundo capitán, para formalizar algunas de esas negociaciones, siempre según las conversaciones, algunas muy crípticas, porque el constructor sabía que era un hombre vigilado. Cuando se disputó el sprint por el ascenso, su nombre ya había sido relacionado con la trama del caso Gürtel, que investiga la presunta financiación ilegal del PP.

José Luis de la Fuente, titular del juzgado número siete de Alicante, entiende que los datos recogidos son "muy graves". Sin embargo, ha decidido no dar traslado de las conversaciones a las autoridades deportivas (Federación de Fútbol y Consejo Superior de Deportes), denegando así la petición del fiscal anticorrupción, al considerar que hacerlo supondría "una intromisión en la intimidad": las escuchas se habían ordenado para investigar una supuesta trama corrupta vinculada al negocio de la basura en Alicante, y no para descubrir los presuntos amaños. El juez recuerda que la compra de partidos no es un delito penal, aunque lo será desde el 22 de diciembre, con la reforma del Código Penal. Así, el Hércules afirma que "ni como club, ni como SAD, ni ningún miembro ha incurrido en conducta ilícita, como lo demuestra la [...] resolución judicial".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de agosto de 2010