Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Le di 100.000 euros al portero y se tiró para el otro lado en el gol de Tote"

Enrique Ortiz, máximo accionista del Hércules, revela en una conversación telefónica a la que ha tenido acceso EL PAÍS que amañó el partido de su equipo contra el Córdoba

El constructor alicantino Enrique Ortiz, máximo accionista del Hércules, confiesa en una conversación telefónica con un allegado familiar que ofreció y pagó 100.000 euros a un portero (el del Córdoba, Raúl Navas, según se desprende del diálogo) para conseguir que su equipo ganara y pudiera llegar a la Primera División. Esta grabación telefónica, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, está incluida en el sumario del caso Brugal, una investigación judicial iniciada en mayo de 2007 sobre una supuesta trama corrupta vinculada al negocio de la basura en el sur de Alicante. Las escuchas desvelan que Ortiz dirigió cuatro presuntos intentos de compra de partidos con el Salamanca, Córdoba, Girona y Recreativo para garantizarse el ascenso, que logró como tercer clasificado, tras la Real Sociedad (primera, con 74 puntos) y empatado a 71 puntos con el Levante (segundo) y el Betis (cuarto, que se quedó en Segunda).

"Al Salamanca le ofrecimos 150.000 euros. No quisieron y les metimos cuatro"

En esta conversación, referente al partido que enfrentó al Hércules con el Córdoba el 10 de mayo y en el que club alicantino se impuso por 4-0, el allegado familiar pregunta a Ortiz: "El portero del otro equipo? ¿De qué equipo estás hablando? ¿Ese partido?". Y el constructor contesta: "Del anterior, del último que ganamos aquí. Le di 100.000 euros... En el primer gol de Tote se tira para el lado contrario... Es que fue la hostia, macho... El cuatro a cero... 100.000 euros le había dado al portero". En otro momento de la conversación telefónica, el contratista confiesa sin reparos: "Al Salamanca le ofrecimos 150.000 euros. No quisieron y les metimos también cuatro".

Según estas grabaciones, Ortiz habría ofrecido inicialmente 300.000 euros al Córdoba, pero la plantilla de este equipo rechazó la oferta. Sin embargo, el dueño del Hércules dio presuntamente 100.000 euros al portero, Raúl Navas. El meta del cuadro andaluz negó la semana pasada que le hubieran ofrecido algo o que se hubiese vendido. Ayer este periódico intentó sin éxito conocer la versión del máximo accionista del Hércules.

Ortiz está imputado en el sumario general del caso Brugal, aún bajo secreto sumarial, por los delitos de cohecho, fraude y tráfico de influencias. No obstante, las diligencias que afectan a la supuesta compra de partidos han sido archivadas por el juez "porque los hechos no son constitutivos de delito". El fiscal anticorrupción de Alicante insta al juez a que traslade los hechos al Consejo Superior de Deportes y la Federación Española de Fútbol. El titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Alicante, José Luis de la Fuente, declinó ayer hacer declaraciones sobre este asunto. Fuentes del juzgado alicantino indicaron que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana informará cuando se produzcan "novedades sustanciales".

El Hércules necesitaba a toda costa llegar a Primera para lograr reimpulsar la precaria economía del club, que arrastra una deuda con Hacienda y la Seguridad Social de 15 millones. Ortiz controla el Hércules desde finales de los años 90 a través de la mercantil Aligestión, firma que recompró el estadio Rico Pérez al Ayuntamiento por 7,2 millones de euros. El contrato incluía que Ortiz tenía que invertir 4,2 millones en una reforma de los vestuarios. Las obras de reforma de los elementos más obsoletos ya han comenzado.

Además, el nombre de la empresa Enrique Ortiz e Hijos apareció en el auto del TSJ de Madrid dentro de la investigación del caso Gürtel entre las firmas que supuestamente habrían financiado ilegalmente al PP valenciano. Según estas diligencias, Ortiz habría aportado a este partido unos 100.000 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de agosto de 2010