Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Paz deja de dar merienda a los pacientes ingresados

El hospital de La Paz suprime el café con leche y las galletas de por la tarde

Llegaron las cuatro y media, menos cuarto, las cinco... Y los carritos con la merienda no aparecieron ayer por los pasillos de la residencia general de La Paz. En las habitaciones ya no los esperaban. "Ayer [por el lunes] no nos trajeron nada y dicen las enfermeras que nos acostumbremos, que es lo que hay", decía una paciente que había salido a pasear por el corredor de la cuarta planta. El hospital ha suprimido desde el lunes, primer día laborable de agosto, las meriendas que ofrecía a sus pacientes ingresados. Nada del otro mundo: un café con leche -manzanilla u otra infusión en su defecto- y una o dos bolsitas con cuatro galletas maría cada una. Los pacientes de pediatría han seguido recibiendo la comida de media tarde.

Sin ese tentempié, la distribución de comidas queda así: desayuno a las nueve, comida a la una y cena a las ocho. Y si alguien tiene hambre en esas siete horas que van del almuerzo a la cena, ya serán sus familiares los que se encarguen de llevarle alguna chuchería. Eso tuvieron que hacer las hijas de una paciente de la cuarta planta, que pidió que su nombre no apareciera en el periódico: "Me han traído un zumo, algo que me refresque, y voy tomando vasitos", decía. De "faena" calificaba la supresión de la merienda. "Es una vergüenza. Que ahorren de otra manera", insistía, muy enfadada, una de sus hijas mientras entre todas trataban de calcular cuánto puede costar el frugal refrigerio de La Paz: "Pues unos céntimos será. Ya me dirás qué ahorro...".Pese a los dos días seguidos sin café y galletas, la Consejería de Sanidad insistía ayer por la tarde en negar la evidencia. "Es totalmente falso", repetía un portavoz, que aludió también a una "obra en la cocina". Es decir, por un lado lo negaba y por otro explicaba por qué no se estaban dando las meriendas. Una obra, por otra parte, que no ha impedido servir el resto de comidas con normalidad. El empeño de Sanidad en desmentir la información que adelantó el lunes Europa Press le llevó a redactar un comunicado: "Es totalmente falso que se hayan suprimido las meriendas en La Paz".

"A todo aquel que la pide se le da", añadió el portavoz. "Mentira", negaba enérgicamente ayer por la tarde Emilio González, paciente de la habitación 338, planta de cirugía. "No ha venido nadie a preguntar si queremos algo ni nos han ofrecido apuntarnos en una lista ni nada de nada. Han dejado de servir merienda sin más". Otros cuatro pacientes lo confirmaron. El comunicado termina así: "Esta decisión de dar las meriendas a quien lo pida, ya que esta es la comida menos demandada por los pacientes, se debe a cuestiones meramente logísticas".

La novedad cogió por sorpresa a los pacientes ingresados -que en agosto son algo más de mil, según el recuento de camas en funcionamiento de la Consejería de Sanidad, a los que habría que restar a los niños y a los enfermos diabéticos-, pero también al personal de enfermería. "Yo no sabía nada. Los enfermos se han quejado mucho. Están acostumbrados a tomar algo por la tarde y, la verdad, siete horas son muchas", decía una auxiliar. "La razón que nos han dado a nosotros es que mucha gente no merendaba y sobraba comida", añadía con cara de circunstancias. "Pues yo me lo comía todo y mi compañera, también", aseguraba Natividad, en la 402. "Es una vergüenza. Lo hacen en agosto, con todo el mundo de vacaciones, para que nadie se entere", se quejaba otra mujer, que acompañaba a su madre, recién operada.

Emilio González apelaba ayer a su conocimiento del hospital (lleva 12 operaciones y más de 11 años entrando y saliendo del centro) para rebatir a Sanidad: "Tengo comprobado que es la comida que menos sobra". Y, ya lanzado, añadía: "Reto a Esperanza Aguirre a que venga y lo vea ella misma". González se preguntaba también si la decisión no iría en contra del criterio médico: "Siempre recomiendan hacer cuatro o cinco comidas al día y aquí nos quitan una".

El responsable de Sanidad del PSM, Eusebio González Jabonero, tiene claro a qué responde la supresión de la merienda: al ahorro. "Las arcas de la Comunidad de Madrid están peor que nunca y lo vuelven a pagar los más débiles", afirmó ayer. Aseguró, además, que según sus informaciones la eliminación de la merienda se extenderá próximamente a todos los hospitales de la red pública madrileña.

"Nos consta que se trata de una orden directa de la Consejería de Sanidad", que dirige Javier Fernández-Lasquetty. El comunicado de Sanidad también respondía ayer a esa acusación. Una vez más, afirma, es "totalmente falso que se vaya a hacer en otros centros hospitalarios".

González Jabonero aseguró que la decisión de suprimir las meriendas, algo que ya se hizo hace años en el Gregorio Marañón, se ha tomado sin pasar por dos comisiones clínicas, entre ellas la de dietética. "También se ha hecho en contra del criterio de los profesionales", añadió.

Los sindicatos UGT y CC OO en el hospital también creen que la medida pretende reducir gasto, especialmente en contratación de trabajadores en la cocina. Los dos esperaban ayer una explicación de la dirección de La Paz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de agosto de 2010