El pánico causa 18 muertos en la Loveparade alemana

El túnel de acceso se convierte en una trampa mortal en el gran festival 'tecno' de Duisburgo

Una estampida humana mató ayer a 18 personas e hirió a más de 80, algunas de gravedad, en la fiesta tecno Loveparade, que se celebró este año en la ciudad de Duisburgo, al oeste de Alemania. El pánico comenzó en el túnel de acceso al recinto del festival, que había congregado a cientos de miles de personas. Por la tarde, la policía prohibió la entrada de nuevos visitantes a la antigua estación de mercancías donde se celebraba. Cientos de personas, enfadadas por quedarse fuera, trataron de colarse saltando vallas o buscando entradas laterales. El túnel de la tragedia se convirtió en un embudo por el que muchos creían poder entrar a la fiesta y otros trataban de alejarse del recinto siguiendo las instrucciones de la policía.

Los organizadores no suspendieron el festival para no desatar la histeria
El presidente alemán exige que se aclaren las causas de la tragedia

Más información

Según varios testigos, el subterráneo estuvo abarrotado durante más de una hora. La falta de aire y el sofoco provocaron decenas de desmayos. Hacia las cinco de la tarde, se desató el pánico. El director del gabinete de crisis de Duisburg, Wolfgang Rabe, aseguró anoche en la televisión pública ARD que el pánico se originó cerca de una entrada del paso. Según esta versión, varias personas cayeron al vacío cuando intentaban colarse en la fiesta escalando las vallas. La policía decía, también anoche, que estos jóvenes se cayeron de una escalera de emergencia con la que trataban de colarse. Su caída desde ocho o 10 metros de altura habría provocado el pánico y la estampida de los que se hacinaban en el túnel.

La televisión pública WDR recogía también declaraciones de testigos que acusaban a la policía de negligencia.

Mientras la tragedia se consumaba en el túnel, la fiesta continuaba en el recinto. Los organizadores optaron por no informar a los asistentes para evitar nuevos incidentes o brotes de histeria masiva. Muchos en la Loveparade, expresión máxima (en número de visitantes) de la cultura rave de los noventa, consumen drogas ilegales y beben cuantioso alcohol.

Un gabinete de crisis de la ciudad de Duisburgo decidió "por razones de seguridad" no suspender el evento tras el desastre, según declaró el portavoz del Ayuntamiento, Frank Kopatschek. Los teléfonos móviles y el boca a boca extendieron la noticia. Poco a poco, los visitantes fueron abandonando el recinto por las salidas de emergencia, pero a las ocho de la tarde seguía sonando la música tecno.

El recinto donde se celebró la funesta Loveparade de 2010 era demasiado pequeño para el enorme número de aficionados que suelen acudir a la llamada del tecno veraniego. La frustración de quedarse fuera de la fiesta, combinada con el alcohol y las drogas, contribuyó sin duda a la tensión que culminó en la tragedia.

Según una reportera de WDR, los servicios de emergencia se vieron inmediatamente superados por la situación. Había en la Loveparade 1.200 policías: uno por cada mil fiesteros, según algunas estimaciones.

Hasta 2006, el Desfile del Amor fue una de las grandes atracciones turísticas de Berlín. En 1989, un grupo de DJ berlineses en torno a Matthias Roeingh (DJ Dr. Motte) convocó una manifestación legal bajo el lema "Friede, Freude, Eierkuchen" (Paz, alegría, tortitas: una frase hecha que suele usarse para denotar la carencia de, por lo menos, las dos primeras).

En 1999, la Loveparade alcanzó la marca del millón y medio de visitantes. De ser un acontecimiento alternativo y marginal de jóvenes dados a las drogas de diseño, había pasado en 10 años a convertirse en un fenómeno masivo. Un desfile como los de Disneylandia donde podían verse familias enteras con los niños a hombros. En cualquier caso, sirvió para apuntalar la todavía hoy floreciente cultura de clubes y fiestas tecno en la capital alemana. En 2001, el Ayuntamiento berlinés dejó de considerarla una manifestación política, de modo que los organizadores asumieron los costos de limpieza y seguridad.

En 2007, la fiesta se fue a Renania del Norte-Westfalia. Las ciudades de la cuenca del Ruhr sustituyeron a Berlín como sede de la mayor fiesta tecno del país. La primera fue Essen. El año pasado, Bochum canceló su Loveparade por falta de espacio para su organización. La de ayer fue la primera edición de la fiesta que se celebra en un recinto cerrado.

Una celebración de semejante tamaño es un reto de organización para una ciudad de menos de medio millón de habitantes como Duisburgo. La afluencia fue masiva y llegó a duplicar el padrón municipal. Por eso, los camiones con los DJ y la música no transitaron por las calles de la localidad, como se había hecho en todas las ediciones anteriores, sino que se quedaron en el recinto festivo. La antigua estación de mercancías estaba rodeada por vallas metálicas. Al parecer había un solo acceso. El túnel de la tragedia confluía en la entrada principal. Los rechazados trataban de usarlo para salir, mientras que miles de personas empujaban para entrar.

Un testigo contaba por teléfono al canal de noticias N-TV cómo "algunos estaban ya en el suelo, otros trataban de trepar por los muros para entrar en el recinto". Las masas de gente "empezaron a pasar por encima de los que estaban en el suelo, es decir: un verdadero pánico de masas".

La canciller Angela Merkel se solidarizó por la noche con las víctimas del incidente. Se dijo "triste y espantada por el dolor y el sufrimiento" de las familias. El presidente federal, Christian Wulff, pedía a su vez que se aclaren "completamente" las causas y las responsabilidades de la "horrible catástrofe".

Heysel y otras tragedias

- 9 de febrero de 1981. El retraso en el sistema de apertura de las puertas del estadio del Olimpiakos griego provocó la muerte de 21 personas. La mayoría perdieron la vida por asfixia o aplastamiento.

- 20 de octubre de 1982. Murieron 340 personas y otras 1.000 resultaron heridas tras la estampida en el estadio Lenin de Moscú, durante el partido de Copa de la UEFA que disputaban el Spartak moscovita y el Haarlem holandés.

- 29 de mayo de 1985. Un enfrentamiento entre hinchas ingleses e italianos durante la final de la Copa de Europa que disputaban Juventus y Liverpool en el estadio Heysel de Bruselas provocó la muerte de 39 personas y heridas a 450.

- 15 de abril de 1989. En el estadio de Hillsborugh (Reino Unido) fallecieron 95 personas y 170 resultaron heridas. Las muertes se produjeron por la saturación de uno de los graderíos en el partido Liverpool-Nottingham.

- 30 de mayo de 1999. 52 muertos en Minsk (Bielorrusia) cuando estalló una tormenta en medio de un concierto de rock y miles de personas trataron de alcanzar el metro.

- 4 de diciembre de 1999. Cinco jóvenes mueren y 35 personas resultan heridas en la estación invernal de Innsbruck (Austria). El pánico se desató tras el hundimiento de una valla cuando ya había terminado la competición.

- 1 de julio de 2000. Ocho jóvenes fallecieron y 26 resultaron heridos en un concierto celebrado en Roskilde (Dinamarca). Los hechos ocurrieron cuando una multitud trató de acercarse al escenario durante la actuación del grupo estadounidense Pearl Jam.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 25 de julio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50