Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

120 millones de Fomento para alargar la pista de Alvedro

Ministerio y Xunta se culpan mutuamente del retraso

La ampliación del aeropuerto de Alvedro entra definitivamente "en pista" y reactiva una polémica que promete agitar las elecciones municipales. El ministro de Fomento, José Blanco, anunció ayer en el Congreso que será en otoño cuando se licite la obra por algo más de 120 millones de euros, de los que 30 millones se destinarán al pago de expropiaciones, poniendo fin a la ejecución de un plan director aeroportuario que data de 2004.

Toda esta iniciativa se lleva a cabo, según el titular de Fomento, pese a los retrasos de los informes de la Xunta (Augas de Galicia y la Dirección Xeral de Patrimonio), preceptivos para que otro departamento del Gobierno central, el Ministerio de Medio Ambiente, redacte la declaración de impacto ambiental para un área de 200.000 metros cuadrados repartidos en 250 parcelas, la mayoría de cultivos. Pero las expropiaciones, a las que se oponen frontalmente ayuntamientos como los de Culleredo y Oleiros, obligarán a eliminar medio centenar de viviendas, una fábrica, carpinterías y un colegio de educación infantil.

Los Ayuntamientos de Culleredo y Oleiros se oponen a las expropiaciones

El anuncio de José Blanco promete desempolvar la polémica en el área de influencia de A Coruña, un entorno urbano con 80.000 vecinos tras un crecimiento desordenado que dificulta todavía más la ejecución del proyecto. Pero el ministro lo tiene claro: "Hubiéramos licitado ya la obra, como me he comprometido, de disponer de la declaración de impacto ambiental, pero es imprescindible que las autoridades autonómicas competentes en esta actuación emitan sus informes", adujo ayer el ministro en el Congreso. "Tras la última reunión con estos organismos, a iniciativa del Ministerio de Fomento, sabemos que hasta septiembre no dispondremos de esas necesarias autorizaciones", explicó.

"Si cumplen con lo acordado y contamos con la declaración de impacto ambiental, estaríamos en disposición de licitar las obras de ampliación este otoño", retó el ministro. El guante fue recogido ayer mismo por la Xunta, que optó por rebotar el problema, a modo de bumerán, de nuevo a Fomento, esta vez apuntando a Aena, un organismo dependiente del departamento de Blanco. Así, la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas responsabilizó al gestor aeroportuario del retraso en el informe que debe elaborar Augas de Galicia para la emisión de la declaración de impacto en la obra de ampliación de la pista, al asegurar que "no solicitó hasta el 28 de junio este informe".

El departamento que dirige Agustín Hernández asegura que ha trabajado "con gran celeridad" en la documentación que ha recibido de AENA, pero aclara que "no puede asumir" que el informe que debe emitir esté listo en septiembre, con lo que prácticamente rompe las previsiones expuestas ayer por Blanco.

El ministro señaló que mientras se esperan los informes de la Xunta, Fomento trabaja en otras actuaciones en Alvedro, que seguramente se pondrán en servicio después del verano, como los aparcamientos y viales interiores, con un presupuesto de 36 millones de euros, o la remodelación del esquema eléctrico del aeropuerto, al que se han destinado 4,3 millones.

Alargar la pista en 400 metros, con un talud de 35 metros de alto, por el lado opuesto a la ría coruñesa de O Burgo, es el principal objetivo de la ampliación, que ha recibido un fuerte rechazo político y también vecinal. La obra permitirá atender una demanda que, de acuerdo con cálculos de AENA, se habrá incrementado en un 35% cuando entren en servicio, en 2014, las nuevas instalaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de julio de 2010