Un juez obliga a Pozuelo a trasladar sus fiestas patronales por el ruido

Los festejos causan molestias acústicas "difícilmente tolerables", según el fallo

El Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón (PP) deberá buscar otro sitio para las fiestas patronales de Nuestra Señora de la Consolación de septiembre, que desde 1992 se celebran en el recinto ferial del Camino de las Huertas. Una sentencia del Juzgado número 10 de lo Contencioso-administrativo ha dado la razón a la Asociación de Vecinos de Pozuelo de Alarcón por la Calidad de Vida y Contra el Ruido (Pozcavir) y ha condenado al Consistorio a trasladar las fiestas a un lugar "donde no se alteren las condiciones de vida de los vecinos, dado que no es posible adoptar respecto a estos eventos medidas eficaces que impidan la contaminación acústica". Ante esta sentencia cabe recurso por parte del Ayuntamiento, que tiene un plazo de 15 días para oponerse a la resolución.

Un grupo de vecinos llevó al Ayuntamiento a los tribunales

El magistrado sostiene que los vecinos no tienen la obligación legal de soportar los ruidos, y pone de manifiesto que el uso del recinto ferial para la celebración de las fiestas es incompatible con el carácter residencial del entorno y con lo previsto en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que solo permite que se le den los usos propios de las zonas verdes. En este sentido, la sentencia destaca que la ordenanza urbanística "no permite estas actividades en parques y jardines, aunque sean esporádicas y tengan arraigo". Asimismo, constata que no tiene sentido la justificación del Ayuntamiento de que las actividades feriales que se celebran en estos terrenos son excepcionales y son fruto del arraigo, ya que no se puede atribuir estas características a eventos como "la Feria del Marisco de Pozuelo y las ferias del Toro, del Caballo y del Flamenco".

El texto indica además que el cambio del recinto deberá ser "inmediato", aunque abre la posibilidad de que se mantenga la actual ubicación para las próximas fiestas, que comenzarán el 4 de septiembre y finalizarán el 12 del mismo mes, "si no fuere posible el traslado a un lugar adecuado". De optar por mantener de forma excepcional la sede de las fiestas patronales, el juez obliga al Consistorio a adoptar medidas eficaces para que no se superen los límites de contaminación acústica permitidos.

Para demostrar que los ruidos ocasionados por las fiestas "son difícilmente tolerables", el magistrado destaca que el propio Ayuntamiento encargó un estudio de niveles sonoros en la zona del auditorio al aire libre El Torreón que así lo confirma. "Como puede verse los niveles registrados son significativamente superiores a los máximos establecidos por la normativa ambiental", concluía dicho estudio.

El portavoz de la asociación de vecinos afectados, Manuel Rodríguez, aseguró que estaban muy satisfechos por la resolución de un litigio iniciado hace más de diez años: "Es una sentencia valiente que da prioridad al disfrute de las condiciones familiares en vez de al legítimo derecho al ocio". En cuanto a la posibilidad de que el Ayuntamiento recurra la decisión judicial, Manuel Rodríguez se mostró esperanzado en que tire la toalla: "En otras ocasiones no lo ha hecho, pero si lo hace será solo para ganar tiempo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de julio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50