La policía captura al capo de la mafia calabresa y desarticula su red en Milán

Las escuchas telefónicas facilitaron una operación con más de 300 detenidos

Ningún policía le conocía, pero Domenico Oppedisano, de 80 años, era el jefe máximo, el capo dei capi, la vieja guardia que decidía todo desde su escondite en Calabria, al sur del país. Sus jóvenes coroneles y sicarios, profesionales, abogados, funcionarios, políticos, vivían y dominaban a su antojo Milán y su región. La foto del capo, tomada ayer mientras era arrestado en Reggio Calabria, muestra a un anciano del estilo de Totó Riina: menudo, con surcos en la cara y el aire rural clásico de la mafia calabresa, la 'Ndrangheta, que en las últimas dos décadas se ha modernizado hasta convertirse en el grupo criminal más poderoso, sofisticado y sanguinario de Italia.

La detención de Oppedisano puso una guinda literaria a la operación antimafia "más compleja e importante en años", según la calificó el ministro del Interior, Roberto Maroni. De los 305 arrestados, más de la mitad fueron capturados en Milán y sus alrededores. "La capital financiera del país es también la capital de la segunda y la tercera generación de la 'Ndrangheta", explicaron los jueces de Reggio Calabria y Milán.

La capital financiera de Italia es también la capital de la 'Ndrangheta
Más información
La mafia, primera empresa de Italia
En la guarida de la 'Ndrangheta
Italia detiene a un 'capo' de la 'Ndragheta huido desde 1993
Detenidos 40 miembros de la mafia calabresa 'Ndrangheta
El poder de la 'Ndrangheta se extiende al norte de Italia
Reinado y caída del 'capocrimine'

La mafia calabresa, añadieron, "ejerce el control sistemático sobre enteros sectores económicos en Lombardía, y se ha infiltrado en las instituciones políticas locales". Entre los negocios preferidos para lavar el dinero negro que la 'Ndrangheta recauda con el tráfico de cocaína, están las obras públicas, la construcción, los mercados y los préstamos. Y un objetivo principal: las contratas de las obras de la Expo de Milán 2015.

En la redada participaron más de 3.000 agentes de los Carabineros y la Policía Estatal. Los detenidos fueron acusados de asociación mafiosa, tráfico de armas y estupefacientes, homicidios, extorsión y robo, entre otros cargos. Las fuerzas del orden se incautaron de droga, armas y bienes muebles e inmuebles valorados en decenas de millones de euros, tanto en Calabria como en Lombardía.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Hay varios políticos norteños y cuatro miembros de los aparatos de seguridad del Estado que la mafia tenía en nómina entre los imputados. El boss Giuseppe Pino Neri, apodado El Abogado porque está licenciado en Derecho y considerado el líder de la 'Ndrangheta en Lombardía, fue acusado, entre otras cosas, de comprar votos electorales para favorecer a un diputado del Pueblo de la Libertad (PDL). Los investigadores grabaron además una visita de algunos capos a la sede del Gobierno regional, que dirige Roberto Formigoni, del PDL, desde hace tres legislaturas.

El golpe judicial, madurado durante dos años, ha revelado una sorpresa: la estructura jerárquica de la 'Ndrangheta no es horizontal, como se pensaba, sino piramidal, igual que la de Cosa Nostra. Es decir, hay un jefe absoluto, que desde 2009 era el viejo Oppesidano, y debajo una especie de consejo de administración, llamado La Provincia, en el que figuran los jefes de las principales 'ndrine (familias), y más abajo aún, otros organismos intermedios y un tribunal que condena y resuelve los problemas internos.

Según los investigadores, los miembros de la mafia que viven fuera de Calabria, en Turín, Milán, Canadá, Alemania o Australia, dependen "en todo y para todo" de La Provincia.

La investigación partió del asesinato a tiros de Carmelo Novella, en julio de 2008, en un bar de San Vittore Olona, un pueblo milanés. Novella fue ejecutado por reivindicar la autonomía del grupo Lombardía, la federación de familias trasplantadas en los años setenta desde la miserable punta de la bota italiana al norte emprendedor.

Las pesquisas no han contado con la ayuda de arrepentidos: en Calabria no existen por los lazos de sangre que unen a las familias. Las interceptaciones telefónicas y ambientales, amenazadas ahora por la ley mordaza que ultima el Gobierno, facilitaron las pruebas necesarias. Los investigadores grabaron 40 reuniones de mafiosos; muchas de ellas, como enseñó El Padrino, coincidían con bodas y funerales.

La más chocante se produjo en un hogar de jubilados llamado Falcone y Borsellino, los jueces asesinados por la mafia en 1992. Quizá por eso, el fiscal antimafia, Piero Grasso, ironizó ayer sobre las polémicas intenciones legislativas del Ejecutivo: "Hoy se ha violado la intimidad de muchos mafiosos", afirmó. Poco antes, Silvio Berlusconi, cada vez más acosado por los escándalos judiciales que protagoniza su partido, había advertido: "Impediré que el clima jacobino y justicialista del pasado regrese al país. Necesitamos gobernabilidad".

Uno de los detenidos en la operación contra la <b>'Ndrangheta</b>, ayer en un coche policial en Reggio Calabria.
Uno de los detenidos en la operación contra la <b>'Ndrangheta</b>, ayer en un coche policial en Reggio Calabria.ASSOCIATED PRESS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS