300 intelectuales piden al alcalde que no recorte en bicis

Abierto el periodo de alegaciones para la nueva Ordenanza de Movilidad

"La bicicleta no es un gasto, sino una inversión en el futuro". Lo dice el grupo Madrid en Bici, que hoy presentará una carta al alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón para pedirle que deje los planes de movilidad ciclista fuera de los recortes previstos. Lo harán presentando por registro la misiva respaldada por más de 300 firmas de arquitectos, ingenieros, abogados y artistas, entre otros perfiles. Su petición llega casi al mismo tiempo que el Ayuntamiento da un empujón a la bici por la vía normativa: la nueva ordenanza de movilidad pasó ayer el primer filtro. Ciudadanos y asociaciones pueden ahora presentar alegaciones.

En la carta, encabezada por las firmas de la cantante Christina Rosenvinge y la arquitecta Belén Moneo, reclaman que los proyectos municipales para la bicicleta salgan del plan de ahorro aprobado a finales de mayo para recortar 1.041 millones de los 5.000 del presupuesto municipal.

Los firmantes piden que no se suspenda el proyecto MyBici, previsto para 2011

Más información

La reducción prevista incluye suspender la implantación del sistema de alquiler municipal de bicicletas (denominado MyBici y previsto para la próxima primavera, con una inversión máxima de cinco millones anuales) y el cierre de la Fundación Movilidad, creada en 2006.

Los firmantes de la carta también le piden al alcalde que continúe habilitando carriles-bici, porque suponen una inversión "mínima". La malla de carriles que el Ayuntamiento dibujó para el centro de Madrid dentro del sistema de MyBici suponía una inversión de 2,5 millones de euros. Un millón es lo que cuestan las nuevas señales verticales, y el resto, la pintura de la señalización horizontal en las calzadas.

"Los recortes planteados supondrían un ahorro de aproximadamente el 0,02% del presupuesto, es decir, el ahorro es minúsculo", señalan en la misiva, y añaden que mantener esa inversión supondrá "grandes beneficios para la ciudad". Entre otros, recuerdan que la bicicleta no contamina, no gasta gasolina, no hace ruido y no ocupa espacio de aparcamiento.

"Sacrificar la implantación de la bicicleta, en estos tiempos de crisis, considerando lo económica que resulta como medio de transporte, parece a todas luces un contrasentido", añaden. Y concluyen con una "súplica": "No deje pasar esta oportunidad".

No es la primera vez que el grupo de intelectuales se cartea con el alcalde. Es el mismo colectivo -con el triple de firmas de respaldo- que en febrero protestó porque el Ayuntamiento olvidó habilitar un carril-bici previsto en la remodelación del eje Prado-Recoletos, en la que invirtió 15 millones de euros.

Su nueva petición llega casi al mismo tiempo que el Ayuntamiento da un respaldo a las bicicletas con una nueva normativa. La Junta de Gobierno aprobó ayer la Ordenanza de Movilidad, con novedades sustanciosas para los ciclistas madrileños que, a partir de su publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM), dispondrán de un plazo de 30 días para presentar posibles alegaciones.

La aplicación de la ordenanza -cuya aprobación definitiva está prevista para septiembre- se basaba en parte en la malla de carriles dibujada en el plan de alquiler de bicicletas de MyBici y en el impulso que este plan supondría para concienciar de la movilidad ciclista en Madrid, donde solo el 0,6% de los desplazamientos son con este vehículo, frente al 36% de Copenhague o el 10% de Berlín. El nuevo articulado de la ordenanza permitirá que las bicicletas circulen por el centro del carril e impondrá a los coches que reduzcan la velocidad y mantengan una distancia mínima de cinco metros respecto a los ciclistas. Las bicis tendrán prioridad para circular por determinadas calles peatonales y algunos carriles reservados a autobuses y taxis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de julio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50