Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montilla liderará finalmente la manifestación del Estatuto

Una 'senyera' de 250 metros cuadrados abrirá la marcha

El duelo de las pancartas acabó ayer en tablas y finalmente el presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, podrá encabezar la manifestación de mañana contra el recorte del Estatuto catalán. La solución hallada, que no convence a las entidades nacionalistas, consiste en colocar en la cabecera de la manifestación una inmensa senyera como quería el presidente de la Generalitat. Esta, sin embargo, estará flanqueada por una pancarta con el lema Somos una nación, nosotros decidimos, propuesto por las entidades nacionalistas organizadoras de la marcha y que no convence a los socialistas.

Esta solución de cierto consenso fue criticada por Convergència i Unió, que se resistió hasta el último momento a aceptar el formato. Sin embargo, la presión de los grupos del tripartito (PSC, ERC e ICV) junto a los principales sindicatos permitieron que Montilla no tuviera que retirar su demanda de que una senyera encabezara la manifestación como símbolo de unión de todos los catalanes.

El lema 'Somos una nación, nosotros decidimos' estará junto a la bandera

La guerra de las pancartas, como ya se la conoce entre los partidos catalanes, tenía como trasfondo una pugna por el protagonismo del presidente de la Generalitat y el líder de Convergència i Unió, Artur Mas. En medios de CiU se llegó a especular en que si la senyera no ocupaba un lugar preeminente, Montilla se vería obligado a retirarse a un segundo plano.

Pese a la solución hallada ayer, Montilla acudirá a la reunión tocado por los errores de cálculo de su partido, que inicialmente dejó la convocatoria de la marcha en manos de una entidad de corte muy nacionalista como Òmnium Cultural.

Para compensar los errores, el entorno de Montilla ha querido, y conseguido, que la senyera que encabezará el acto sea de las más grandes y vistosas que se habrán visto en Cataluña. Medirá ni más ni menos que 250 metros cuadrados, con lo que esperan relativizar la vistosidad del lema de la manifestación.

Llegado el acuerdo, todos los partidos convocantes se lanzaron a pasar página al episodio, que coinciden en calificar de bochornoso. Los ex presidentes de la Generalitat Pasqual Maragall y Jordi Pujol ayudaron a ello mediante una llamada a la unidad y a la participación en la marcha. En una declaración conjunta, a la que se sumaron los ex presidentes del Parlamento catalán Heribert Barrera y Joan Rigol, Maragall y Pujol aparcaron las diferencias partidistas: "Seguiremos luchando por nuestro reconocimiento como nación, por el respeto y trato no discriminatorio de nuestra lengua y nuestra cultura, por una financiación justa, por todas nuestras instituciones, por todo aquello que es la base de nuestra personalidad propia".

El presidente de la Generalitat agradeció "el esfuerzo" de las entidades convocantes para lograr "un acto unitario en defensa del autogobierno y de la dignidad de Cataluña". El entorno del presidente de la Generalitat insistió en que está más preocupado por la inminente sentencia del Estatuto, que concretará la magnitud del recorte, que no por la polémica de las pancartas. Entre los partidos nacionalistas se da por hecho que la movilización será masiva. De momento, entre las entidades convocantes y los partidos se han organizado ya más de 200 autocares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de julio de 2010