Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder del PP anima a su cúpula a mantener la "prudencia" y el perfil bajo con el Estatuto

Mariano Rajoy mantiene su línea: quiere olvidar cuanto antes la legislatura anterior, la de la crispación, y volcarse en el discurso del nuevo PP, centrado en la crisis económica. Por eso ayer dejó aún más claro a todos sus dirigentes, reunidos en la Junta Directiva Nacional, cuál es el discurso oficial sobre la sentencia del Estatuto de Cataluña, hace unos años fuente de las declaraciones más excesivas del PP y de recogida de firmas por toda España: "Prudencia".

Rajoy marcó el camino a seguir frente a todos sus dirigentes para que nadie se salga de la senda del perfil bajo. No estaba José María Aznar, que la semana pasada subió el tono con este asunto, pero sí Manuel Fraga que, algo inédito, no contestó a este planteamiento de Rajoy. El líder intentó que los suyos entiendan que quiere convertir la sentencia en un problema entre socialistas.

"Hoy todo el mundo puede comprobar que Zapatero ha protagonizado una historia, de la que ha sido actor principal desde el primer momento hasta el último, de frivolidad, falta de sentido de Estado, cortoplacismo, total ausencia de miras y, sobre todo, y es difícil hacerlo, ha engañado a todos, a todos los partidos políticos y a todos los ciudadanos. Las consecuencias de todo esto ya las veremos pero va a exigir mucha prudencia y mucho sentido del Estado y yo desde luego me comprometo a tener ambas cosas", sentenció.

El líder de la oposición marcó también cómo va a ser la campaña del PP catalán: se olvidará del Estatuto y se centrará en la crisis económica. "No vamos a entrar en eso porque nosotros nos hemos situado en el futuro, que es donde hay que estar, intentando resolver los problemas que tienen los ciudadanos". Además, aunque aclaró que el PP quiere ser decisivo, insistió en que no tiene ningún compromiso previo con CiU. Alicia Sánchez-Camacho, que hace unos meses pidió "prudencia" a todos los dirigentes en sus declaraciones para no estropearle la campaña, agradeció el apoyo de Rajoy y se comprometió a defender los valores constitucionales en Cataluña. Fue muy aplaudida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de julio de 2010