Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca española dice que el problema de liquidez afecta a toda la zona euro

Después de tres años de crisis financiera sigue vigente el problema con el que empezó el lío: la tensión por la liquidez. Mañana, el Banco Central Europeo (BCE), retirará los 442.240,5 millones adjudicados a un tipo fijo del 1% el pasado 24 de junio de 2009 en la primera subasta de liquidez a un año celebrada por la entidad presidida por Jean-Claude Trichet. En ella participaron 1.121 entidades de toda Europa.

Sin embargo, las entidades podrán evitar problemas porque hoy se abrirá una subasta en la que se prestará a una semana de plazo. Dentro de unos días, el BCE volverá a prestar a tres meses, y se podrán usar los mismos avales de la subasta a un año. Los expertos creen que no habrá problemas de liquidez porque las entidades pueden pedir a una semana para hacer frente al vencimiento de un año y luego volver a endeudarse a tres meses.

"No es previsible que nadie tenga problemas de liquidez. Hay exceso de dinero en el mercado, pero está mal distribuido. A unos les sobra y a otros les falta, pero el BCE presta sin límites", comenta José Luis Martínez, estratega de Citibank. En su opinión, esta desconfianza mutua se podría resolver con la publicación de las pruebas de resistencia de la banca.

Ayer se produjeron tensiones en las Bolsas tras la publicación de un artículo de Financial Times que decía que la banca española y las autoridades habrían presionado al BCE para que renueve las líneas de liquidez. Sin embargo, el Ministerio de Economía desmintió estas presiones. La Asociación Española de Banca (AEB), explicó: "Es un problema general de los mercados europeos que no están funcionando correctamente y está afectando a todas las entidades de la zona euro y no exclusivamente a las españolas. Los bancos españoles se limitan hacer uso de las facilidades del BCE".

Por otro lado, Juan María Nin, director general de La Caixa, añadió: "Los mercados no están reflejando de modo adecuado" la realidad española, informa Ariadna Trillas. Nin dio por hecho que bancos y cajas españoles no tendrán "absolutamente ningún problema" para encarar los próximos vencimientos. Insistió en que el problema no es de solvencia, sino de liquidez por "una cuestión de falta de confianza".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de junio de 2010