Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ROBERTO SAVIANO | Escritor

"Italia es un país malvado para vivir"

Un dispositivo de seguridad espectacular protege al escritor Roberto Saviano, amenazado de muerte por la Camorra napolitana, allá donde va. En el lujoso hotel de Madrid donde se celebra la entrevista, hay al menos siete agentes, en ropa civil. Saviano llega vestido con vaqueros y chaqueta oscura, y un aire mucho más juvenil del que cabría pensar viendo sus fotografías.

El éxito abrumador de su novela Gomorra, sobre la Camorra, publicada en 2006, cambió la vida de este napolitano de 30 años. Se vendieron cinco millones de ejemplares en el mundo, pero cabe preguntar si no ha sido muy alto el precio pagado. "Es el precio del éxito, en realidad. Hay muchos libros sobre la mafia, algunos muy buenos, pero la diferencia con el mío es que ha tenido un éxito enorme. De lo contrario, no habría pasado nada. A veces pienso que estoy pagando un precio muy alto, pero no por mi vida privada, porque yo sigo escribiendo. Me interesan las historias, cuidar el estilo literario, no quiero convertirme en un mafiólogo ni en un símbolo que recorre el mundo para dar testimonio. Tampoco por el miedo a morir, porque se habla de mi muerte públicamente desde hace tantos años que ya la veo como algo que no me concierne. De lo que tengo miedo verdaderamente es de seguir viviendo así". Saviano vive en paradero desconocido desde que le amenazaron los camorristas, y el escritor no ve cambios a medio plazo que puedan mejorar su situación.

"Estoy pensando en volverme a instalar en el extranjero. Creo que no tengo muchas posibilidades en mi país. Los españoles y los franceses nos ven como el país de las mujeres hermosas, de las colinas de Toscana, pero Italia es un país malvado para vivir en él, un país feroz".

¿Por qué? "Porque lleva demasiados años sin tener derechos garantizados. Al final, lo que ocurre es que para la gente el enemigo no es el sistema, sino el individuo que ha conseguido lo que uno no tiene. El parado odia al que trabaja, pero no da un paso para cambiar las cosas. Si tienes trabajo, la gente se pregunta quién te habrá recomendado. Si estás en la televisión, piensan ¿quién le habrá enchufado? En el 80% de los casos es así. O sea que se sienten legitimados para seguir pensándolo. No es algo genético, es el funcionamiento del país. Es su frustración". Quizás el sistema mafioso ha penetrado demasiado hondo en la sociedad. "Europa entera se está haciendo más mafiosa cada vez. Ya no hay un camino común, una economía común a la que proteger de la influencia de las mafias. Con la crisis económica se ha bajado mucho la guardia, han entrado en juego las mafias rusas, y toda la potencia del narcotráfico ha entrado de lleno en el sector bancario, por lo que ellos mismos dicen. El gobernador del Banco de España ya dijo que este es el país de Europa con más billetes de 500 euros, que son los billetes que usa la mafia. Todo esto tendría que ser objeto de un debate cotidiano, y no lo es".

Todos se rinden al poder del dinero. Incluidos los grupos independentistas y los movimientos de liberación. Saviano, que acaba de recibir el Premio Tomás y Valiente, dedicado al jurista español asesinado por ETA, lo ha denunciado más de una vez. "Dije hace tiempo, en Santander, que había cada vez más contactos de ETA con el narcotráfico, pero no hubo reacciones. Luego he comprendido que es mejor no hablar de ETA como organización mafiosa, porque aleja la posibilidad de la paz".

Saviano cree, no obstante, que tienen más impacto sobre la vida del individuo los vicios sociológicos del propio país. En el caso de Italia sería la falta endémica de cambios. "Si mira uno la política francesa, inglesa, o española, a lo largo de 10 años, se ve que hay caras nuevas. En Italia, no. Hay países como Rumania, Macedonia, Serbia, o Grecia que tienen los mismos políticos desde hace 10 años. Pero ningún otro país tiene los mismos políticos que hace 20 años, como le ocurre a Italia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de junio de 2010