Roberto Saviano recibe el premio Tomás y Valiente

El escritor amenazado por la mafia clama contra la 'ley mordaza' italiana

"Dedico este premio a todos aquellos que en Italia están resistiéndose a la aprobación de la ley mordaza". Roberto Saviano no dio rodeos ayer en su discurso de agradecimiento por la concesión del VII premio Tomás y Valiente por la defensa de las libertades y los derechos fundamentales. El escritor italiano -amenazado de muerte por la Camorra por su libro-denuncia Gomorra- clamó contra la ley que el Gobierno de Silvio Berlusconi lleva meses impulsando y que constituye una gravísima amenaza para la continuidad de la lucha al crimen organizado.

"La situación en Italia es muy delicada. Esta ley restringirá la capacidad de los fiscales de utilizar las interceptaciones telefónicas en sus investigaciones", alertó Saviano tras recibir el premio de las manos de Luis Moreno Ocampo, fiscal general de la Corte Penal Internacional, institución galardonada en la anterior edición del premio junto con el ex presidente checo Václav Havel.

Más información

El escritor italiano (Nápoles, 1979) puso el dedo en una llaga que está desestabilizando la coalición gubernamental. El sector liderado por Gianfranco Fini se resiste a aceptar una norma que, propuesta en nombre de una mejor defensa del derecho a la privacidad, reduce los instrumentos de lucha contra un cáncer que Italia no logra extirpar. Decenas de ayuntamientos del sur del país han tenido que ser disueltos por infiltración mafiosa en la última década; 35 de los 50 consejeros regionales de Calabria fueron condenados o investigados en la legislatura que acabó esta primavera.

Saviano aprovechó la ceremonia -organizada por la Fundación Instituto de Cultura del Sur y celebrada en una sala del Ayuntamiento de Fuenlabrada- para señalar que España está llena de células criminales de organizaciones procedentes de Italia, Rusia y otros países del este europeo.

"La burbuja inmobiliaria cuyo estallido ahora hace sufrir a España fue en buena medida alimentada por el blanqueo de capitales de estas organizaciones, que invirtieron aquí en España", apuntó el escritor, quien destacó cómo una presencia de baja intensidad, sin crímenes de sangre, ayuda a estas células a pasar inadvertidas ante la opinión pública. "Que la gente no lo perciba no significa que no estén".

Saviano mostró su apoyo al concepto clave del discurso pronunciado anteriormente por Luis Moreno Ocampo: la exigencia de desarrollar una nueva y más intensa cooperación internacional frente al crimen organizado. "Las mafias ya son internacionales, pero la lucha contra ellas sigue siendo fundamentalmente nacional", había alertado Ocampo.

Saviano concluyó agradeciendo un apoyo que rompe la mayor amenaza para él: la soledad y el olvido. "Agradezco este premio y vuestra cercanía. El primer ministro de Italia me acusa de difamar a mi país. Pero, utilizando palabras de Saramago, sigo convencido de que las palabras pueden ser una manera de cambiar el mundo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de junio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50