Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Multa de 38,7 millones a Roca por un cartel en sanitarios

Roca, la multinacional española del sector de los cuartos de baño, ha sido multada por la Comisión Europea con 38,7 millones de euros por participar en un cartel con otras 16 compañías en seis países europeos, aunque no en España. Las manipulaciones de la española fueron realizadas por sus filiales en Austria y Francia. En total, el cartel defraudó a un mercado de 240 millones de personas, lo que le hace acreedor de una multa conjunta de 622 millones de euros.

La sanción fue impuesta y anunciada ayer por Joaquín Almunia, comisario de Competencia, quien dijo que el consorcio "fue un cartel bien organizado" que usó como tapadera durante 12 años cientos de reuniones en asociaciones profesionales que enmascaraban citas para manipular precios y coordinar las subidas.

Los hechos probados ocurrieron entre 1992 y 2004, cuando 17 compañías se pusieron de acuerdo sobre la estrategia de ventas de equipa-miento de cuartos de baños en Alemania, Austria, Bélgica, Francia, Italia y Países Bajos. Seis de las firmas son alemanas (Dornbracht, Duravit, Grohe, Hansa, Kludi y Villeroy & Bosch); cinco, italianas (Cisal, Mamoli, RAF, Teorema y Zucchetti); dos, austriacas (Artweger y Duscholux); otras dos, estadounidenses (Ideal Standard y Masco), además de la española Roca y la sueca Sanitec.

Ideal Standard carga con más de la mitad de la multa total (326 millones) y Masco se libra de sanción por haber dado el chivatazo. La sanción de 38,7 millones a Roca, consecuencia de las trapacerías de sus filiales Laufen y Roca France, es la quinta más gravosa.

La española recurre

Varias sociedades recibieron multas inferiores a lo que les correspondía en atención a su debilidad financiera. "Yo no enviaré a ninguna compañía a la quiebra por una multa", aseveró Almunia, para quien tal flexibilidad no es debilidad: "No soy conciliador en absoluto y lo probaré cada vez que sea necesario".

Roca piensa recurrir la sanción ante el Tribunal de Primera Instancia de la Unión Europea, ya que rechaza la imputación que se le hace y ve "desproporcionada" la cuantía de la sanción. Según la empresa española, la Comisión considera que las dos filiales de Roca en Austria y Francia que concentran sus actividades en el negocio de la porcelana sanitaria "habrían tenido una participación muy limitada en las prácticas sancionadas, acotada a sus respectivos países".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de junio de 2010