La Generalitat admite errores al tramitar el hotel del Palau

El consejero de Economía y Finanzas de la Generalitat catalana, Antoni Castells, admitió ayer ante la juez de Barcelona que investiga el caso del hotel del Palau de la Música, que existieron irregularidades administrativas en la tramitación del proyecto, aunque defendió la actuación de su departamento. "La Generalitat ha actuado siempre pensando en el interés público, en el de la ciudad y en el del Palau", dijo Castells al acabar su declaración, que duró más de una hora.

Sin embargo, Castells reconoció a la juez que su departamento tramitó un expediente administrativo -que culminó el 8 de marzo de 2006 en la firma de un convenio de colaboración con el presidente del Palau de la Música, Fèlix Millet- sin que existiera el preceptivo y necesario informe jurídico. Ese documento debía valorar la necesidad y utilidad de la recalificación urbanística de las fincas afectadas por el hotel.

Más información
"Visto lo que hemos visto, todo un desastre"
Gemma Montull guarda silencio ante la comisión parlamentaria del 'Palau'
La ex concejal Itziar González asegura que recibió presiones para no bloquear el hotel del Palau

Fuentes judiciales explicaron que Castells también admitió a la juez que ni antes ni después de la firma de ese convenio se realizó tampoco ningún informe técnico sobre la valoración de la posible pérdida patrimonial que implicaba la operación, y que la Generalitat ha valorado en 5,6 millones. Castells responsabilizó de estas anomalías a la directora general de Patrimonio de la Generalitat, Inmaculada Turu, quien también testificó ante la juez y reconoció que la Generalitat no requirió al Palau para que se depositara un aval que garantizara que no se produciría ese perjuicio patrimonial.

Comparecencia

Mientras se producía la declaración en el juzgado, el Parlamento catalán cambiaba de opinión en solo unas horas respecto a la comparecencia de Félix Millet y Jordi Montull, ahora en prisión, en la comisión de investigación prevista para el lunes. La Cámara pidió primero a la juez que autorizara a declarar a los dos reclusos pero después, a petición del PSC, decidió aplazar la comparencia para evitar que entraran en la Cámara esposados.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La comisión reflejó ayer de nuevo la ascendencia y el poder de Millet, que arrancó incluso la complicidad de José María Aznar para levantar el hotel. Carles Díaz, arquitecto del Palau, del despacho de Óscar Tusquets, señaló que el saqueador del Palau confundía lo público y lo privado hasta el punto de que le resultaba "una ofensa personal" no conseguir algo que se proponía.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS