Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eguiguren: "Es contraproducente para el futuro mantener ilegal a Batasuna"

El presidente del PSE pide que Patxi López y Basagoiti lideren el final de ETA

El presidente del Partido Socialista de Euskadi (PSE) e interlocutor del Gobierno con ETA en el último proceso de paz, Jesús Eguiguren, propone que el lehendakari, Patxi López, y su socio, el líder del PP vasco, Antonio Basagoiti, lideren el proceso terminal de la banda terrorista. "Les ha tocado la misión de afrontar la pacificación y la futura reconciliación en Euskadi. No tengo dudas de que, si se arriesgan y abandonan prejuicios del pasado, tendremos el apoyo de todos los grupos parlamentarios y del conjunto de la ciudadanía vasca", señala el presidente del PSE en un texto que entregó justo ayer a López, y en el que resalta que "el proceso inicial de la paz debe estar básicamente en manos de las instituciones y los partidos vascos".

Eguiguren, que siempre ha sido punta de lanza en los debates claves del PSE, parte de la base de que ya ha terminado la etapa de los procesos de negociación con ETA, y comparte la tesis de los Gobiernos central y vasco de que la izquierda abertzale no debe ser legal hasta que la banda termine o condene al terrorismo etarra. "Nadie discute que la acción implacable del Estado de derecho y el acierto del ministro del Interior y la estrategia del Gobierno nos están llevando a donde estamos", precisa.

Pero también está convencido de que se asiste a la etapa terminal de ETA, con una banda acorralada y una izquierda abertzale crítica con la violencia, y de que, en esta situación, el Gobierno vasco y los partidos deben tomar la iniciativa. "Habría que plantearse si se debe incentivar o impulsar la evolución de la izquierda radical, al tiempo que se es tajante en la exigencia de las garantías de rechazo a la violencia o apartamiento de ETA". Si se dieran esas garantías por la izquierda abertzale, Eguiguren considera que "las instituciones vascas se comprometerían a impulsar la incorporación de su representación política, a la elaboración de una agenda o método de reinserción, a implantar medidas humanitarias". Esa agenda tendría que ser objeto de un consenso entre partidos vascos.

El dirigente socialista defiende que el Gobierno vasco y los partidos tomen la iniciativa porque "la evolución [de la izquierda abertzale] no es irreversible y se ayuda más incentivando que manteniéndose pasivo". Cree, también, que la desvinculación de la izquierda abertzale de ETA "no debe verse como algo puntual y radical" y que, "como todo proceso de evolución, será confuso o contradictorio".

Según Eguiguren, "que el paro frágil [tregua implícita de ETA] se convierta en el abandono definitivo de las armas dependerá, en gran medida, de lo que haga en ese tiempo la izquierda abertzale. Es fundamental para lograr el objetivo perseguido que se organice y tome decisiones contra la lucha armada y pueda poner en marcha los mecanismos para forzar a ETA al cese definitivo". Llegado a este punto, Eguiguren se plantea que "lo que hasta ahora ha sido tan eficaz, como la ilegalización de Batasuna -de la que fue ferviente defensor en el PSE-, podría ser contraproducente en el futuro, pues impide el trabajo de la izquierda abertzale, lo que a su vez merma su capacidad para parar a ETA".

No obstante, Eguiguren precisa que, como nadie va a derogar la Ley de Partidos, "tendrá que ser la propia izquierda radical la que resuelva su problema". Cree que lo puede hacer con varias fórmulas: aliarse con otras fuerzas o "simplemente cortar el nudo gordiano y proceder a constituir, a través de una asamblea constituyente, un nuevo partido que condene la violencia y se acoja a la legalidad vigente" y, "desde las instituciones, ir planteando medidas políticas en defensa de sus seguidores".

"Todo esto contribuye al éxito de la operación, pero ¿interesa en realidad dificultar el camino? Creo que no. Una cosa es estar atento y no dejarse engañar, otra es no ver la germinación de un proceso histórico positivo, y otra obstaculizarlo", precisa el presidente del PSE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de junio de 2010