El Orgullo Gay sale de Chueca por las quejas de los vecinos

La plaza de España será el nuevo epicentro de la fiesta

El Orgullo Gay de Madrid, considerado uno de los mejores del mundo por afluencia y cantidad de eventos, corre el riesgo de morir de éxito. Se calcula que el año pasado Chueca recibió a millón y medio de personas en los cinco días que dura la fiesta reivindicativa (que dejaron en la ciudad más de 100 millones de euros). Y el viernes y el sábado no se podía dar un paso. Así que este año los organizadores (Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, FELGTB; Cogam y la Asociación de Empresarios Gays y Lesbianas, Aegal) han presentado una propuesta que califican de "Orgullo sostenible". La idea es mantener el espíritu, disminuyendo las molestias y las quejas de los vecinos.

Solo las plazas y la calle de Pelayo podrán tener barras en el exterior

Más información

El principal cambio, según explicaron ayer los representantes de estos grupos, es la incorporación de la plaza de España (donde terminará la manifestación del sábado 3 de julio) al programa de festejos. A cambio, se reducen las actividades en las demás, sobre todo en Vázquez de Mella: no tendrá actuaciones el miércoles 30 de junio; el jueves 1 de julio solo habrá "música ambiental", y el sábado 2 y viernes 3 reducen su programación media hora, hasta la 1.30.

En general, los recortes afectan a todos los escenarios. El miércoles 30 y el domingo 4, las actividades acabarán a las 23.00 (una hora y media antes que en 2009). El jueves lo harán a las 24.00. Esto supone dejar en 30 horas de actividad las 41,5 del año pasado, advierten los organizadores.

Las asociaciones indican al Ayuntamiento, cuyo concurso es indispensable para la organización de las fiestas, que se necesitará un dispositivo especial antibotellón en Vázquez de Mella, "principal causa de la imagen negativa y de las molestias que tienen lugar en el Orgullo".

Además, no habrá escenario en la calle de la Libertad, y la tradicional plataforma del cruce de las calles de Pelayo y Augusto Figueroa será desmontable, para que durante la mañana pueda pasar el tráfico.

También habrá una considerable reducción de las barras en la calle -la organización dice que del 70%-, de manera que no haya elementos fijos que interrumpan una posible evacuación o el paso. Para ello se ha optado por una decisión tajante: solo se permitirán estructuras en la calle en las plazas, y no en las calles. Habrá una excepción: la de Pelayo, ya en la actualidad semipeatonalizada, entre otras cosas porque el escenario previsto impediría de cualquier manera el paso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 11 de junio de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50