Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La parte regulada del recibo de la luz sube el 10% en julio

La factura de los hogares podría encarecerse un 4%

El Ministerio de Industria ha elaborado un borrador de orden ministerial en el que propone subir a partir del próximo 1 de julio la parte regulada de las tarifas eléctricas (los llamados peajes de acceso) un 10% para hogares y pequeños negocios, un 5% para los clientes de media tensión y un 0% para grandes consumidores (industria fundamentalmente).

Si se tiene en cuenta que las tarifas de acceso representan alrededor del 40% del recibo (el otro 60% depende del precio de la energía y de los impuestos) y que el precio del kilovatio se ha incrementado respecto a diciembre, cabe concluir, y así lo ha hecho el sector, que en la revisión de julio, la subida de la Tarifa de Último Recurso (TUR) que pagan más de 24 millones de hogares rondará el 4%. Ese aumento se vería incrementado por la subida del IVA en julio y aliviado porque, según la orden, los usuarios dejarían de pagar el alquiler de los contadores de luz analógicos. Este concepto, según fuentes de Industria, podría llegar al 1,4% del recibo de la luz en algunos casos.

Curándose en salud, Industria hizo público ayer un comunicado en el que recordó que todavía no es posible concretar porcentajes de subida porque falta un componente esencial de la ecuación: el precio que resultará de la subasta de energía que se tiene que celebrar entre las empresas comercializadoras de electricidad el próximo día 23. Industria no lo menciona en el comunicado, pero hay otro elemento de peso en la ecuación: el político. El pasado mes de diciembre, en un proceso calcado del actual, todo apuntaba a un aumento del recibo de la luz del 7%. Se quedó en el 2,6% por decisión del Gobierno. Aunque el campo se estrecha. El objetivo asumido por ley de acabar con el llamado déficit de tarifa (diferencia entre los ingresos de la tarifa y los costes de producción) limita a 3.000 millones el déficit posible este año frente a los 3.500 millones de 2009.

Si se confirmara la subida del 4% para hogares y pequeños negocios, quedaría muy lejos de las expectativas del sector eléctrico, que ha defendido incrementos de hasta el 9%. En cualquier caso, habrá críticas. Las principales asociaciones de consumidores mostraron su oposición a la subida.

Por otra parte, la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) insistió ayer -en el informe sobre el decreto a las ayudas al carbón- en que la medida distorsiona la competencia y puede constituir una ayuda de Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de junio de 2010