Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un mes crítico para el Gobierno

Salgado rechaza una amnistía fiscal para el dinero negro

El Gobierno no tiene entre sus planes abordar una amnistía fiscal para que aflore el dinero negro. Así lo aseguro ayer la vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, al ser preguntada sobre la información de este plan gubernamental publicada por el diario El Mundo. Como contrapunto, la vicepresidenta recordó que el Ejecutivo ya ha puesto en marcha un plan "muy ambicioso" de lucha contra el fraude fiscal. "No existe ningún plan parecido a eso, en absoluto", insistió la ministra.

La vicepresidenta económica resaltó que la lucha contra el fraude fiscal conlleva una parte "sancionadora", pero también una parte "preventiva", cuyo objetivo es "tratar de facilitar el cumplimiento de sus obligaciones fiscales" a las grandes empresas y a todos los contribuyentes. En breve, el presidente de la Agencia Tributaria comparecerá para explicar la marcha de ese plan.

Casi simultáneamente, la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, negó que el Gobierno quisiera perdonar a los defraudadores con tal de que aflore el dinero negro, tal como se ha hecho en Italia. Por el contrario, defendió la lucha contra el fraude fiscal que lleva a cabo el Ejecutivo. Esta fue la línea que ayer afrontaron todos los socialistas como contraposición a la supuesta amnistía fiscal. El portavoz socialista de Fomento del Congreso, Rafael Simancas, apostó por esa vía ya que supone "el agujero negro de las finanzas por el que se escapan muchos recursos".

Combatir el fraude

A su juicio, se puede hacer más para impedir el fraude. Precisamente la lucha contra el fraude fiscal en marcha es cuestionada por los partidos de izquierda al considerarla insuficiente. ERC, IU, ICV ponen el énfasis en esta medida. También desde el PSOE se pide ahondar en ese combate, como una medida clave para que las arcas del Estado tengan más ingresos. Según Simancas, "la progresividad no es suficiente en un sistema fiscal justo", sino que "debe asegurarse la eficiencia".

Lo cierto es que todas las reacciones a esa eventualidad de amnistía fiscal ha despertado un rechazo generalizado sin paliativos. Y a pesar de la contundencia del desmentido del Gobierno y del PSOE, la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, dio por seguro que el Ejecutivo está en esa tarea: "Es impresentable que el Gobierno planee una suerte de amnistía fiscal para los que no pagan impuestos al tiempo que tiene previsto subir el IVA a quienes sí declaran a Hacienda".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de junio de 2010