'Origamis', 'sudokus' y hasta un Trivial

La oferta de material es variada y las fórmulas de atraer la atención de los pequeños, a veces sorprendente. Combel tiene en su catálogo sudokus para niños de cinco y seis años. Las soluciones al juego se consiguen pensando, dibujando y pegando los adhesivos en dos libros graduados por niveles de dificultad. Existen también intrucciones para crear figuras de papiroflexia para principiantes, los origami. O cuadernos de piratas y caballeros con juegos de razonamiento lógico, de dibujo y de cálculo.

La editorial Nívola se ha especializado en libros matemáticos con notable éxito. En Metacuentos 2, por ejemplo, el protagonista tiene que resolver problemas para salir de los líos en los que anda metido.

Más información

"Es increíble cómo los niños de cuatro a seis años se identifican con un personaje durante el curso y quieren seguir con él en verano. Los libros de Puppy se agotan", opina Mayte Ortiz, de SM. Esta alianza con el mundo de la fantasía es una receta mágica. A ella recurre Bruño con Tarta de Fresa, las tres mellizas o Kika Superbruja con la que se aprende inglés; Casals apela a los clásicos, y Everest a Caillou o Disney.

En Anaya, buscando ese hueco lúdico, optaron por incorporar un juego al estilo Trivial para repasar contenidos. "Por ejemplo, según la pregunta, tienen que describir algo y ejercitan la expresión oral, o memorizar una poesía", cuenta Elena Hilalgo.

Incluso Ediciones Timeo promociona el "primer cuaderno didáctico del Mundial 2010". Este libro incluye actividades ilustradas, juegos de habilidad mental y conocimientos, crucigramas "quiz 100% fútbol".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 07 de junio de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50