Unnim rechaza reabrir su proyecto a Laietana y solo se plantearía absorberla

La caja de Mataró abordará su 'fusión fría' con la de Madrid la próxima semana

Caixa Laietana se enfrenta al dilema de seguir adelante con la fusión virtual por la que finalmente se ha inclinado, liderada por el gigante Caja Madrid, o bien atender a las razones de la Generalitat. El Gobierno catalán ha trasladado a la caja de Mataró su convicción de que el proyecto con Caja Madrid, en el que participan también Caja Insular de Canarias, Caja Segovia, Caja Ávila y Caja Rioja, acabará diluyendo su identidad. Economía preferiría que Laietana se enganchara a un proyecto como el de Unnim, en el que participan Sabadell, Terrassa y Manlleu, porque se trata de cajas de dimensiones más equilibradas frente a Caja Madrid. Y además son catalanas.

Ayer en Mataró no había contraorden ni cambio de planes. Pero desde Unnim se quisieron dejar las cosas claras. "El proyecto está cerrado a tres y a tres se empezará a operar el próximo 1 de julio", subrayaron fuentes de la caja, que insistieron en que los pactos que tan laboriosamente cerraron para equilibrar el peso de las cajas respectivas, y que desbarató la entrada y posterior desenganche de Caixa Girona, no se reabrirán. Esta declaración supone que si Laietana acaba cambiando de planes, no se plantearía una fusión, sino una absorción por Unnim, que ya anda sola. "La decisión última depende de Laietana", añadieron.

Arrecia la presión contra el SIP de Caja Madrid en Castilla y León

Laietana, que dirige Josep Ibern y que esta semana ha defendido que la alianza con Caja Madrid y otras cajas "comporta un horizonte de oportunidades para la economía catalana y comarcal", celebrará la próxima semana una reunión extraordinaria del Consejo de Administración para someter el proyecto al parecer de su máximo órgano de gobierno. La dirección enfatiza que la fusión fría con la segunda caja española salva su marca y su obra social en su territorio, y además le permite mantener la personalidad jurídica.

Uno de los motivos que podrían hacer desistir a Laietana es una eventual complicación de la participación de las otras cajas pequeñas en el sistema institucional de protección (SIP) con la caja que preside Rodrigo Rato. La Junta de Castilla y León, gobernada por el Partido Popular, no ha escondido su disgusto ante la opción de Caja Segovia y Caja Ávila por Caja Madrid, frente a la alternativa de unirse a Banca Cívica. La posibilidad de un veto está sobre la mesa. También el PSOE en esa comunidad es contrario a la suma con Caja Madrid y ha rechazado que "el gigante aplaste como a un guisante" a las cajas de Segovia y Ávila. El PP de Ávila sí apoya la fusión. Fuentes financieras al tanto de la negociación reconocen "fuertes y crecientes presiones", aunque las cajas siguen mudas y trabajando por el proyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de junio de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50