Crítica:Crítica
i

Ogro y ángel

Cuando el islandés Dagur Kári afirma que The good heart (Un buen corazón), su primera producción rodada en inglés, no supone ninguna estrategia de integración en la industria estadounidense, no hay por qué dudar de sus palabras. Se aprecia una línea de continuidad con las precedentes Nói albínói (2002) y Dark horse (2005) en su compartido interés por la figura del outsider reformulado como ángel caído y forastero en tierra extraña. En este caso, los intereses temáticos del cineasta dialogan con una textura visual genuinamente americana, que tiene algo de pintura de Edward Hopper y mucho de ese fetichismo por la marginalidad poetizada que popularizó cierto cine indie.

The good heart enfrenta a un viejo gruñón (Brian Cox), que gestiona su bar a través de una austera economía de afectos hacia su clientela, con el cándido y melifluo mendigo (Paul Dano) que ha decidido acoger en su grimoso hogar. El resultado es afectado y previsible, pero Cox se entrega en la composición de su bestia parda con un corazón fracturado que se convierte en motor del conjunto.

THE GOOD HEART (UN BUEN CORAZÓN)

Dirección: Dagur Kári.

Intérpretes: Brian Cox, Paul Dano, Isild Le Besco, Stephanie Szostak.

Género: drama. Islandia, 2009.

Duración: 95 minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 04 de junio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50