Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Turbulencias en el sistema financiero andaluz

Los gestores del Banco de España en Cajasur se reúnen con Arenas

El PP sostiene que recibió una invitación para ver a los administradoresLos administradores contactan con la Junta para explicar el encuentro

Dos de los tres administradores que el Banco de España ha nombrado para gestionar Cajasur tras su intervención mantuvieron ayer una reunión con el líder del PP en Andalucía, Javier Arenas, y otros dirigentes de esta formación en la sede central de la caja cordobesa. La insólita reunión -los gestores no habían tenido encuentros, al menos que se conozcan, con ningún cargo político desde que aterrizaron en Andalucía- duró cerca de 10 minutos. Arenas había acudido a la central de Cajasur para, en principio, abrir dos cuentas en la caja (una propia y otra del grupo parlamentario del PP) como gesto para transmitir confianza a los ahorradores e impositores.

¿De quién partió la iniciativa del encuentro? Fuentes cercanas a la entidad afirman que fue el PP el que, tras convocar a los medios gráficos en la puerta de la sede, pidió ver a los administradores en privado. Por su parte, los populares sostienen que "a través del director de la oficina", recibieron la invitación de "subir para saludar" a los interventores.Cajasur vive el momento más delicado de sus más de 140 años de historia. El 22 de mayo fue intervenida por el Banco de España, después de que el Cabildo de la catedral -fundador de la entidad- forzase el voto en contra de la fusión con Unicaja durante el último consejo de administración. La caja cordobesa se encuentra en estado ruinoso, con 596 millones de euros en pérdidas durante 2009 y 154 millones en los cuatro primeros meses de 2010.

Con la intervención, fueron relevados todos los consejeros de Cajasur y se puso al frente de la entidad a tres administradores: José Antonio Iturriaga, Tomás González y Francisco Orenes, todos ellos con una trayectoria en la banca privada.

Los tres administradores han realizado desde su llegada a la caja una tarea interna para conocer la situación de la entidad y han procurado insuflar ánimos a los directivos. Han insistido en la necesidad de trabajar en el área comercial, uno de los puntos fuertes de esta maltrecha entidad.

Los administradores han mantenido silencio hasta ahora. Sin embargo, lo rompieron ayer con el líder andaluz del PP. El presidente del PP de Córdoba, José Antonio Nieto, contó que en el encuentro estuvieron dos de los tres administradores, José Antonio Iturriaga y Tomás González: "Nos explicaron que la situación de la caja es complicada, pero mejor de lo que esperaban. También nos dijeron que confían en ella". Nieto afirmó que los nuevos gestores creen que cualquier entidad que opte por Cajasur "se va a encontrar con una caja que, obviamente tiene problemas, pero que se compensa con la gran proyección de la firma".

Sin embargo, los administradores se pusieron ayer en contacto con la directora de Política Financiera de la Junta de Andalucía, Asunción Peña, para trasladarle que en ningún caso habían intercambiado información alguna con los representantes del Partido Popular. Fueron los administradores los que, tras el revuelo que se montó, decidieron llamar a Peña.

Cortesía

Por su parte, Cajasur subrayó que la reunión informal entre el PP y los nuevos gestores de la entidad se enmarcó dentro de "la cortesía habitual y razonable que marca el protocolo y que se sigue con toda personalidad que se acerque, con independencia de su signo político".

Varios ex consejeros de la caja consultados se mostraron muy sorprendidos y extrañados de que los gestores enviados por el Banco de España y el presidente del principal partido de la oposición en Andalucía se viesen las caras en un momento tan crítico para Cajasur. Pero fue el propio Javier Arenas quien, con toda naturalidad, dio la noticia: "He tenido la oportunidad de estar esta mañana unos minutos con los actuales administradores de la caja quienes me han inspirado absoluta confianza".

El secretario general del PSOE en Córdoba y ex consejero de Cajasur, Juan Pablo Durán, calificó lo ocurrido como "un mal chiste". "Arenas y Nieto han forzado la situación solicitando un encuentro que ha sido completamente infructuoso para ellos. Han vuelto a repetir la pantomima a la que nos tienen acostumbrados", criticó. Para Durán, "ni Arenas ni Nieto van a expiar con una foto su participación en los pecados cometidos contra Cajasur y Córdoba".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de junio de 2010