Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El conflicto de Oriente Próximo

La ONU evita una condena explícita a Israel por el asalto a la flotilla

El Consejo de Seguridad pide una investigación independiente de los hechos

Empujado por Estados Unidos, que bloqueó un texto más duro que acusaba explícitamente a Israel, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó ayer una declaración -de rango inferior a una resolución- que condena "los actos" que concluyeron en el ataque israelí a una flotilla de solidaridad con Gaza y pide una investigación independiente para esclarecer los sucesos.

Es algo más de lo que el Consejo de Seguridad ha sido capaz de producir en otras ocasiones cuando Israel está de por medio, pero bastante menos que la crítica casi unánime que se ha escuchado de parte de la comunidad internacional. EE UU, que se encuentra atrapado en un complejo laberinto diplomático como consecuencia de lo ocurrido el lunes, no ha querido ir más lejos en una crisis que puede ponerle en conflicto tanto con Israel, como con los Estados musulmanes que son sus aliados, particularmente Turquía.

Naciones Unidas reclama la libertad inmediata de los activistas detenidos

Los países de la Liga Árabe se reúnen de urgencia en El Cairo

Turquía es, precisamente, uno de los miembros actuales del Consejo de Seguridad y uno de los que pidió inicialmente una condena más rotunda contra Israel por lo que el ministro de Relaciones Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, calificó como "un crimen cometido por un Estado".

Davutoglu se entrevistó ayer en Washington con la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, para tratar de resolver sus diferencias sobre el episodio frente a las costas de Gaza y otros asuntos en los que ambos países están implicados, particularmente Irán. Aunque no hicieron declaraciones a la prensa, ha trascendido que el punto de encuentro alcanzado es el de respaldar la creación de una comisión de investigación independiente.

En parecidos términos se expresó poco después el presidente Barack Obama en su conversación telefónica con el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, a quien transmitió sus condolencias por la pérdida de vidas turcas en el asalto a la flotilla, informó la Casa Blanca. Obama le comunicó que Estados Unidos apoya una investigación "creíble, transparente e imparcial" de los hechos que rodearon "esta tragedia", informa Reuters.

Eso es lo que el presidente Barack Obama le pidió al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en la conversación telefónica que sostuvieron el lunes, y eso es lo que Estados Unidos toleró en la resolución de la ONU. Ese texto incluye, además, la denuncia del bloqueo de Gaza como "insostenible" y la solicitud a que se permita "un flujo regular de bienes y personas a Gaza, así como la distribución sin impedimentos de ayuda humanitaria a través de Gaza". "El Consejo de Seguridad", añade la declaración firmada por los 15 países que lo integran, "lamenta profundamente la pérdida de vidas y heridos resultantes del uso de la fuerza durante la operación militar de Israel en aguas internacionales contra un convoy que navegaba hacia Gaza. En ese contexto, condenamos estos actos".

En El Cairo, los representantes de los 22 países de la Liga Árabe y el embajador de Turquía se reunieron para analizar la situación del conflicto árabe-israelí tras el asalto a la flotilla humanitaria, un acto que la organización ha tildado de "crimen", informa Nuria Tesón.

"Esta es la prueba de que Israel siente que está por encima de la ley", dijo el secretario general de la Liga Árabe, Amer Musa. El embajador sirio, Yusef Ahmed, pidió el fin de cualquier negociación indirecta con Israel y el cese de todas las relaciones entre los países árabes y el Estado israelí. Además, exigió que acabe el bloqueo sobre la franja de Gaza y que se abra de forma permanente el paso de Rafah.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 2010