Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de cada tres médicos de cabecera tiene contrato temporal

Sanidad cubre puestos fijos con eventuales desde 2007, según el Colegio

Eugenia, médica de familia, lleva casi tres años viendo cómo su futuro laboral queda en suspenso cada pocos meses. Empezó firmando dos contratos al año; luego cada tres meses. La próxima renovación es en junio. Y una vez más, tendrá la inquietud de no saber qué futuro le espera. Su caso y el de sus compañeros es un ejemplo extremo de la incertidumbre laboral del gremio en Madrid: todo su equipo (seis médicos, seis enfermeras y una auxiliar), en un centro de salud del área 11, son eventuales. Uno de cada tres médicos no tiene plaza fija. Es evidente que el puesto de Eugenia -no se llama así; ningún eventual ha querido que figure su nombre por temor a que no se les renueve el contrato- es estructural. Debería ser interina, pero la Consejería de Sanidad prefiere hacer contratos de tres meses. Tampoco crea plazas fijas. Convocó 914 puestos en enero de 2008, el examen se hizo en enero de 2009 y aún no se han asignado las plazas. Uno de cada tres médicos de familia es temporal, según varias organizaciones -Sanidad rehusó dar sus datos-.

Ante la creciente precarización de los contratos, los médicos de familia (a los que se han sumado pediatras, enfermeras y administrativos) han creado la Plataforma de Eventuales de Atención Primaria de Madrid. Aseguran que la Consejería de Sanidad lleva más de tres años realizando únicamente contratos eventuales para cubrir puestos estructurales, que además se renuevan con más frecuencia -cada tres meses desde principios de año-.

El sindicato CSIT, la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria (Somamfyc) y el Colegio de Médicos apoyan sus reivindicaciones y critican la "inestabilidad y precariedad laboral" en los ambulatorios. Las tres organizaciones manejan las mismas cifras: entre un 30 y un 35% de los médicos (de una plantilla de unos 3.500) tienen contratos temporales, de los cuales entre un 5 y un 7% son eventuales. Se trata de estimaciones, puesto que Sanidad se niega a facilitar datos oficiales. "Esta situación no se había dado nunca en Madrid", asegura el vocal de Primaria del Colegio de Médicos, Miguel Ángel Sánchez. "Las plazas siempre se cubrían con interinos, mientras que ahora cada vez hay más eventuales".

Las consecuencias para los pacientes están claras para estas tres organizaciones: "Se pone en riesgo la calidad y la continuidad asistencial", asegura el manifiesto que han apoyado. Los usuarios, añade, se ven obligados a cambiar de profesional constantemente, lo que dificulta la relación médico-paciente y el seguimiento de los problemas de salud. Los facultativos, por su parte, "se ven perjudicados y desmotivados". Muchos, asegura el manifiesto, están optando por aceptar trabajos fuera de la sanidad pública madrileña.

Las plazas de médico de atención primaria están asignadas a un cupo de población, por lo que son estructurales. "En primaria no hay eventuales, excepto este año, que se contrataron por la gripe", explica el presidente de Somamfyc, Paulino Cubero. "Es ilegal contratarles así. No cuidamos a los residentes que formamos y los acabamos echando". Pone como ejemplo que muchos pediatras han aceptado puestos en Castilla-La Mancha. En su centro de salud, asegura, se acaba de cubrir un puesto de pediatra que llevaba un año vacante. En lugar de fidelizar a la profesional, "le han ofrecido un contrato de un mes". "Es absurdo", añade.

La Administración pactó con los sindicatos a principios de 2007 que los contratos eventuales de más de dos años pasaran a ser interinos hasta que se convocara la oferta de empleo público y se consolidaran definitivamente las plazas. En vista de que ese acuerdo no se está cumpliendo, CSIT ha presentado un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. La consejería, asegura el recurso, "en un claro fraude de ley, está procediendo a utilizar a los integrantes de la bolsa única para cubrir puestos estructurales vacantes mediante la formalización encadenada de contratos eventuales".

Mantener un porcentaje alto de trabajo temporal supone un ahorro considerable para la Consejería de Sanidad. "Ni los interinos ni los eventuales cobran trienios ni carrera profesional", explica José María Molero, portavoz de Primaria de CSIT. Aumentar el número de eventuales se traduce, además, en mayor flexibilidad a la hora de mover a los profesionales de un centro a otro o de prescindir de ellos si la situación económica lo requiere. De hecho, una instrucción del director general de Recursos Humanos de febrero prohíbe expresamente contratar personal temporal en Sanidad durante este año "salvo en casos excepcionales".

El sindicato Femyts, que calcula una tasa de temporalidad en primaria del 25%, alerta de que la eventualidad es del 33% de media en todo el colectivo médico, con hospitales que rozan el 50%, como el de Alcalá, explicó su portavoz Ana Giménez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 2010