Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:SORAYA RODRÍGUEZ - Secretaria de Estado de Cooperación | 7. ACCIÓN EXTERIOR. COOPERACIÓN | La sostenibilidad del Estado de bienestar

"Ahorraríamos mucho si la UE se coordinara mejor"

Especial: la sostenibilidad del Estado de bienestar: Opina sobre la Acción Exterior Tras varios años de un crecimiento sin precedentes en el presupuesto en cooperación, España se ha convertido en el sexto donante mundial. El Gobierno quería llegar al objetivo del 0,7% en 2012, tres años antes que el compromiso de la UE. Pero llegó la hora de los recortes: 800 millones de euros en dos años

La ayuda al desarrollo ha sido una de las partidas del presupuesto que ha sufrido los recortes anunciados este mes por el Gobierno para reducir el déficit público (en total, 800 millones de euros en dos años). La secretaria de Estado de Cooperación, Soraya Rodríguez (Valladolid, 1963), asegura que los programas de emergencia y ayuda humanitaria de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, como la reconstrucción de Haití, no se verán afectados y que su objetivo, liberada de la obligación de alcanzar un gasto en desarrollo del 0,7% del PIB en 2012, es trabajar en la calidad de la ayuda para mejorar la eficiencia.

Pregunta. ¿Qué proyectos se van a ver afectados?

"Ha habido algunos desajustes entre el presupuesto y la capacidad de gestión"

Respuesta. El presupuesto de la Agencia Española de Cooperación (unos 1.200 millones anuales) no se verá afectado, incluidos proyectos como Haití. Sí se verán afectadas nuestras contribuciones a organismos multilaterales de desarrollo. Pero este recorte no va a comprometer nuestro papel como donante. Desde 2004, España ha más que multiplicado por tres las aportaciones a estos organismos y somos el octavo donante de Naciones Unidas y el sexto donante mundial.

P. Si la crisis no remite, ¿hay más margen para recortes en cooperación?

R. No quiero ponerme en esta hipótesis. El Gobierno español ha puesto en marcha un programa de ajuste para reducir el déficit y el objetivo es retomar la senda del crecimiento con una mochila menos pesada. Para el Gobierno socialista, la cooperación es una política de Estado. Y, recuperada la senda del crecimiento, recuperaremos la ayuda al desarrollo.

P. ¿El rápido incremento de la ayuda al desarrollo ha generado algunos problemas con la gestión? ¿Ha sido capaz España de absorber todo este dinero e invertirlo de forma eficaz?

R. Ahora tenemos un reto por delante. El objetivo de la cantidad destinada a la ayuda al desarrollo ha sido muy importante, pero creo que tenemos también la obligación de hablar de la calidad, de qué hacemos con el dinero. La política de desarrollo es mucho más que la política humanitaria. En nuestro caso, es una moneda con dos caras. En primer lugar, ningún otro país donante ha incrementado tanto el presupuesto en tan poco tiempo. Eso es positivo. Pero hay un anverso de esta moneda. Y es que se han producido algunos desajustes entre la capacidad de gestión y la infraestructura y la cantidad de presupuesto que gestionamos. Estoy obsesionada con la calidad de las acciones y la mejora del funcionamiento de la Agencia Española de Cooperación Internacional. Eso es fundamentalmente lo que me ha preocupado desde que llegué a la Secretaría de Estado: no sólo el porcentaje de crecimiento, sino la mejora de los sistemas de gestión con el objetivo de ganar más eficacia y una mayor calidad en las acciones. También se pueden reducir costes, como los de transacción, y la burocracia en la gestión de los fondos. Si los países de la UE fuéramos capaces de mejorar la coordinación de nuestras acciones, evitar duplicidades en países donde están trabajando varios países europeos, podríamos ahorrar entre 3.000 y 6.000 millones de euros al año. Ese es el gran reto de esta legislatura.

P. ¿Puede quedar la imagen de España debilitada por el recorte?

R. Creo que nuestro papel como donante en la comunidad internacional, tanto en la UE como en la ONU, no se va a ver comprometido por esta reducción de la ayuda, teniendo en cuenta lo que se ha ido incrementando el presupuesto año tras año.

P. ¿Cree que la crisis económica ha deteriorado la imagen de España en el exterior?

R. No lo creo. Esta crisis económica es global y nos ha afectado a todos. No creo que se pueda hablar de una situación diferenciada de España. La imagen de España, la marca España, va a aguantar la crisis, sin ninguna duda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 2010