Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Igualdad quiere abrir el debate sobre la custodia compartida

Vizcaya se suma a la iniciativa de Aragón y pide reformar la ley del divorcio

Aragón no será el modelo a seguir, pero el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero parece que no quiere ser ajeno al debate social que se ha abierto en España sobre la custodia compartida de los hijos, después de que las Cortes de aquella comunidad, al amparo de su derecho foral, aprobaran ayer una ley que fija como preferente ese modelo para aplicar por los jueces en caso de divorcio.

Un portavoz del Ministerio de Justicia, que es a quien le competería impulsar la reforma del Código Civil, explicó ayer "ni está previsto ni en estudio" ese cambio legislativo y recordó que la ley del divorcio ya se reformó 2005. Ese texto considera excepcional la atribución de la guarda y custodia compartida de los hijos si no existe acuerdo entre los padres y precisa que los jueces solo podrán concederla si el fiscal informa a favor, algo que no ocurre en ninguna jurisdicción.

Los grupos feministas discrepan sobre la idoneidad de la medida

Valencia anuncia que seguirá la ley aprobada ayer en Aragón

Frente a ese planteamiento de Justicia, el Ministerio de Igualdad se muestra más flexible y es partidario de abrir el debate nacional con un grupo de reflexión para avanzar en lo que denominan corresponsabilidad parental. La cartera que dirige Bibiana Aído, según fuentes de ese ministerio, juzga esa fórmula positiva por lo que supone de avance en responsabilidad compartida de padre y madre, aunque implica ciertos riesgos.

España se separan o divorcian cada año más de 100.000 parejas y solo en el 5% de los casos se conceden custodias compartidas. La sentencia al uso atribuye a la mujer el cuidado de los hijos, la utilización de la vivienda y una pensión de alimentos.

Algunos colectivos feministas, como la Asociación de Mujeres Juristas Themis, solo aceptan la custodia compartida cuando ambos progenitores están de acuerdo y consideran que, de no ser así, "se utilizará al menor como arma arrojadiza y se le desestabilizará emocionalmente". Pero otros hacen suya la normativa aprobada por Aragón.

"Si la ley es como dicen los diarios, esa es la ley que hubiéramos hecho nosotras", afirma de manera tajante Empar Pineda, una referencia del feminismo español y portavoz del colectivo Otras Voces Feministas. "Lo ideal es el mutuo acuerdo, pero si no es posible, por qué negarse a que un juez otorgue la custodia compartida si así se favorece el desarrollo personal y profesional de la madre y se camina hacia la igualdad", se pregunta. "¡Ya está bien de esencialismos y de pensar que la mujer ha de ir siempre de la mano de los hijos", remata.

La ley aragonesa estuvo en vilo hasta última hora por las presiones de las direcciones del PSOE y el PP sobre sus diputados autonómicos. El texto establece también que se limite el uso de la vivienda al romperse la pareja y que incluso se pueda vender la casa. Rechaza la custodia compartida si existen indicios de violencia de género, pero también doméstica, de manera que la utilización espuria del Código Penal podría ser posible por ambos sexos.

Las Juntas Generales de Vizcaya (el Parlamento de la provincia) siguieron ayer la estela de Aragón al aprobar una proposición no de norma para que la custodia compartida también sea la opción preferente tras las situaciones de divorcio y se insta al Gobierno central a modificar la actual legislación, informa Alberto Uriona. La iniciativa fue apoyada por el PNV, que gobierna la institución, así como por el PP y otros grupos nacionalistas o abertzales. Los diputados socialistas y Ezker Batua se abstuvieron al exigir un mayor debate previo sobre este asunto.

El Gobierno valenciano, que también tiene derecho civil propio, anunció ayer que antes del verano aprobará el proyecto de ley de Custodia Compartida que también prevé esta opción como preferente.

FRANCISCO PALACIOS: "Cada 15 días voy a Zaragoza a ver a los chavales"

Francisco Palacios, informático de Madrid, tiene dos hijos, de siete y nueve años. Cuando se separó en 2005 sin acuerdo, pidió la custodia exclusiva. "Sabía que la compartida no la daban nunca", dice. Pero la justicia se la otorgó a la madre por un informe psicosocial que él califica de fraudulento. Batalló por ello y las psicólogas fueron expedientadas. Con todo, la Audiencia Provincial de Madrid ratificó la sentencia inicial y permitió que la madre se marchara a Zaragoza, aunque le prohibieron salir de España para evitar que se llevara a los niños a Colombia, su país de origen. "Cada 15 días viajo de Madrid a Zaragoza a buscar a los chavales y ella viene a recogerlos. Solo me queda esperar que crezcan", explica.

PILAR MARCO: "Hace 10 años que nos ponemos de acuerdo en todo"

Pilar Marco tiene 39 años, trabaja de administrativa en Valencia y se separó de mutuo acuerdo en 2000, cuando sus hijas tenían tres y 10 años. Ni ella ni su ex pareja sabían qué era la custodia compartida. "Pero estuvimos una tarde con un mismo abogado hasta que llegamos a un acuerdo para que a las niñas no les afectase la ruptura", explica. Y en esas siguen, una década después, pactando todo lo relativo a la educación de las hijas y compartiendo cargas. La mayor ya está en la universidad y la pequeña vive con la madre, pero ya han pactado que los dos próximos cursos escolares se irá a vivir con su padre. "Él y yo nos hemos tragado muchos sapos en beneficio de ellas", recuerda la mujer.

JOSÉ MANUEL BAREA: "Las niñas y yo estamos encantados con la sentencia"

Hace ya 13 meses que la justicia le concedió a José Manuel Barea, de 51 años, la custodia compartida de sus dos hijas, de 11 y 13. Se trata de un caso excepcional, porque la sentencia la adoptó un juzgado de Rubí (Barcelona) especializado en violencia sobre la mujer. Su ex pareja se oponía al divorcio, le denunció por acoso psicológico, aunque después se desdijo y no recurrió la sentencia. "Las niñas están encantadas y yo también", explica el padre, arquitecto de profesión, que hace unos meses liquidó aquella sociedad de bienes y ella le compró a él su parte de la vivienda. Las hijas pasan dos días seguidos a la semana con cada progenitor y él asume todos los gastos escolares y médicos.

CARLOS PARDO: "Siempre me ocupé de los hijos, pero me negaron la custodia"

En 2008 su mujer le propuso un acuerdo de divorcio con una pensión de alimentos de 1.600 euros, asumir la mitad de la hipoteca, que los dos niños pequeños se quedaran con ella y que él se fuera. Carlos Pardo, informático madrileño de 47 años, se negó y ella le amenazó con llevarse a los niños a Cuba, su país de origen. La denunció y a los 12 días estaba detenido en comisaría. Salió absuelto y pidió la custodia compartida. "Desde que nacieron me había ocupado de ellos", explica. Los psicólogos informaron a favor, pero el juzgado de primera instancia 75 de Madrid se lo negó porque los padres no se llevaban bien. Ha recurrido a la Audiencia Provincial insistiendo en la custodia compartida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de mayo de 2010

Más información