El fiscal critica la "corrupción y suciedad" de la trama de Hacienda

"Codicia y suciedad" y "corrupción con mayúsculas en negrita y subrayado". Esas fueron dos de las duras expresiones que el fiscal Emilio Sánchez Ulled empleó ayer para referirse a la supuesta trama de corrupción de la Inspección de Hacienda en Cataluña. El caso se juzga desde septiembre en la Audiencia de Barcelona y encara la recta final con los informes de las partes.

El fiscal no escatimó calificativos y se refirió a la supuesta trama como un "pelotazo de empresarios, mayoritariamente del ladrillo", por lo que exigió del tribunal "contundencia y severidad" en las condenas para "limpiar las instituciones de aquellos que no merecen estar en ellas", en alusión a los ex altos funcionarios acusados. "Se pusieron en el mercado y se vendieron a quien les quiso comprar", dijo el fiscal en referencia a las supuestas prebendas que recibieron los inspectores de Hacienda de los empresarios de Barcelona a los que presuntamente amañaron sus declaraciones a cambio de pagos en dinero o de pisos muy por debajo de los precios de mercado.

Entre los acusados figuran el ex presidente del Barça Josep Lluís Núñez y su hijo, el financiero Javier de la Rosa, los asesores fiscales Juan José Folchi y Joan Antón Sánchez Carreté y el presidente de la inmobiliaria Ibusa, Eduardo Bueno. El resultado de la supuesta corrupción fue que la Inspección de Hacienda "estuvo secuestrada por la prepotencia y la arbitrariedad de algunos", y "una sociedad sana no puede permitirse estas conductas", dijo el fiscal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de mayo de 2010.

Lo más visto en...

Top 50