Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La opción C toma cuerpo

La alternativa de votar por dejar la Diagonal como está corre por redes sociales y 'blogs' de Internet

Hace días que circula un e-mail con el asunto: "¿Quieres pagar la Diagonal de Hereu? Yo votaré la opción C de cerebro". Un manifiesto en contra de la reforma de la avenida que denuncia el "gasto innecesario" de las obras y la "manipulación" del Ayuntamiento por organizar un referéndum que considera "una tomadura de pelo". "¿A ti te han preguntado cómo quieres tu calle? ¿Es que tu calle no merece también un referéndum?", reza el correo.

El texto se puede leer en numerosos blogs y se ha convertido en la declaración de intenciones de grupos de Facebook que piden el voto para la opción C. Esa alternativa se incluye en la consulta de la semana que viene gracias a la insistencia de CiU, pero no se explica ni en la web del Ayuntamiento ni en la exposición de los Jardinets de Gràcia, lo cual no ha impedido que haya hallado su sitio en la red.

Para Jordi Hereu, la C es "conformismo y confusión". Para esta plataforma ciudadana, en cambio, es la manera de mandar un mensaje al Consistorio: "Que la Diagonal se quede como está hasta resolver problemas más urgentes. No quiero que con mi dinero el Ayuntamiento nos manipule para colgarse una medalla". Los autores denuncian que la campaña de publicidad sobre la consulta ha costado más de dos millones de euros, "una cifra descomunal en tiempos de crisis".

Este es el leitmotiv del grupo de Facebook Jo no vull que canviïn la Diagonal, que, con 436 seguidores, reivindica que la opción C "es la mejor en época de crisis". Piensan lo mismo las 51 personas de Jo votaré per l'opció C, no cal reformar la Diagonal.

La movilidad en el Eixample es otro argumento que manejan los que no quieren escoger entre rambla y bulevar. "¿El colapso que provocará la restricción de tráfico en la Diagonal será compensado a los vecinos que lo sufran todos los días debajo de sus ventanas?", inquiere el texto.

Jordi Llobell, vecino de la Diagonal y estudiante de Arquitectura de 31 años, ha elaborado un análisis sobre las dos propuestas del Ayuntamiento y concluye que ninguna garantiza una reforma "de calidad y de futuro". Llobell entiende la opción C como "una necesidad de replantear las propuestas" del Consistorio con la ayuda de "más profesionales y colectivos expertos". Ha mandado su estudio a todos los diarios editados en Barcelona sin más propósito, dice, que "dar herramientas a la gente para decidir".

La escritora Isabel Núñez encabeza otra iniciativa de rechazo a la reforma para que no talen ni un árbol. En el manifiesto de su blog, asegura: "no es verdad que la Diagonal reformada vaya a ser verde porque los árboles tardarán otros 70 u 80 años en crecer". Más de 400 personas suscriben sus palabras, entre ellas, la arquitecta Zaida Muxí, el dibujante Javier Mariscal, la escritora Rosa Regàs y la fotógrafa Colita.

Núñez no confía en que se respete el resultado de la consulta. Ni el resto de grupos contrarios a la reforma, que insisten en que el Consistorio esconde la opción C "de manera partidista". Es lo que ha querido plasmar el artista Pep Torres en su última obra. Se trata de una urna que en realidad es un triturapapeles. La máquina, eso sí, sólo destroza las papeletas con la opción C. "Ja saps què votar a la Diagonal? Doncs... no C. Ajuntament de Bar_elona" es el lema de este invento que se puede ver y usar en la galería Art Window hasta el domingo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de mayo de 2010