Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España sale de su recesión más grave

El Banco de España avanza que el PIB creció un 0,1% en el primer trimestre por el consumo - La institución advierte de que la mejora puede atenuarse

España abandona con timidez la depresión económica en que ha estado sumida los dos últimos años. La economía despuntó un 0,1% en el primer trimestre del año, un dato que técnicamente permite clausurar la recesión aunque augura una larga travesía hasta la recuperación. Esa mejora respecto al cierre de 2009, avanzada ayer por el Banco de España, marca un cambio de tendencia en un momento en que los mercados escrutan con desconfianza a los países más vapuleados por la crisis.

La mejora intertrimestral no ha bastado para desterrar los números rojos en el último año. Aunque caiga menos de la mitad que hace un año, el producto interior bruto (PIB) ha retrocedido un 1,3% respecto al primer trimestre de 2009. Además, estas cifras, que el Instituto Nacional de Estadística debe confirmar el próximo miércoles, conviven con un desempleo que ha escalado hasta el 20,05% en marzo.

Los consumidores adelantan compras ante la subida del IVA en julio

El consumo de los hogares ha propiciado esa salida de la recesión, según el análisis del Banco de España. Frente a la opinión de muchos expertos, que consideran clave las ayudas públicas al automóvil -"si quitamos las ayudas a los coches, tendríamos un dato peor", subraya Xavier Segura, jefe del servicio de estudios de Caixa Catalunya-, el informe de este organismo asegura que esos incentivos "habrían reducido su empuje", mientras los servicios y los bienes duraderos distintos de los automóviles han desempeñado "un papel determinante en esta recuperación".

Con la salida de la espiral negativa que arrancó en abril de 2008, la economía española se sitúa por detrás de las grandes de la UE, que ya abandonaron los descensos el año pasado. Algunas, no obstante, lo hicieron con paso poco firme. Alemania se estancó en el último tramo de 2009 tras dos trimestres en positivo. Y tanto Italia como Portugal volvieron a contraerse cuando ya creían haber dejado atrás la recesión.

Con esos precedentes, el Banco de España no descarta que el despegue obedezca a factores extraordinarios que "podrían atenuarse más adelante". Entre ellos cita el apagón analógico, que ha fomentado la compra de nuevos televisores o adaptadores para la televisión digital, y el adelanto de compras ante la subida del IVA que entrará en vigor en julio. Según este supuesto, los ciudadanos están adquiriendo productos antes de tiempo para ahorrarse impuestos.

Esa activación inducida de las compras puede tener su contrapartida. Buena parte de los analistas vaticina crecimientos leves del PIB en el primer semestre que podrían quedar interrumpidos cuando suba el IVA. Otros, sin embargo, defienden que ese calentamiento de motores hasta julio permitirá encarar la segunda parte del año con mejores perspectivas. En todo caso, el dato conocido ayer refleja "un crecimiento moderado, que no bastará para reducir significativamente el desempleo y el déficit, los dos grandes problemas de la economía", vaticina Juan Carlos Martínez Lázaro, del IE Business School.

Más allá del consumo familiar, que aporta casi el 60% del PIB, el resto de componentes de la economía apenas han variado. Sometidas al plan de austeridad, las administraciones públicas contienen sus gastos y la inversión privada no acaba de arrancar. De hecho, el repunte que registraron los bienes de equipo, representativos de la confianza de las empresas en su futuro, a finales de 2009 se ha tornado en "un cierto retroceso en el primer trimestre".

Tampoco la construcción contribuye a mejorar las cifras. El Plan E para obras municipales finalizó en 2009 y no se ha visto relevado por la inversión familiar en vivienda, para la que el Banco de España augura "una cierta recuperación de la demanda en los próximos meses".

A la salida de la recesión contribuye el sector exterior, aunque con un saldo menos positivo que el del trimestre pasado. Las exportaciones han mejorado, pero también las importaciones, fruto de esa reactivación del consumo. Ese comportamiento empieza a recordar al modelo que ha caracterizado el desarrollo de los últimos años, denostado ahora por depender excesivamente de recursos del exterior.

Salgado vuelve a acertar

Las previsiones del Gobierno, tan alejadas de la realidad en los momentos más duros de la crisis, comienzan a ajustarse a los hechos. La vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, defiende desde hace tiempo que habrá crecimientos intertrimestrales durante todo el año. Si el INE ratifica lo avanzado por el Banco de España, por ahora se cumplirá. Salgado no alberga dudas. "Tengo la seguridad de que el INE confirmará lo que ha anticipado el Banco de España porque se basan en la misma información", señaló en una breve comparecencia tras el Consejo de Ministros.

Salgado ya acertó el año pasado, poco después de llegar al cargo, al proyectar que el PIB retrocedería un 3,6% en todo el ejercicio. Para este año, organismos internacionales y analistas se van acercando cada vez más al -0,3% que espera al Gobierno. Lo que no se cree casi nadie es que la economía pase de esa ligera caída a una subida del 1,8% en 2011, como contempla el Ministerio de Economía.

El propio Banco de España considera en su informe de ayer que el Ejecutivo se ha basado en "un escenario macroeconómico optimista" para construir su plan de austeridad. El cumplimiento estricto de ese programa, diseñado para reducir los desequilibrios del 11,2% actual al 3% en 2013, "puede requerir adoptar medidas complementarias que eviten que se produzcan desviaciones con respecto a los objetivos establecidos", que cree "ambiciosos".

Preguntada al respecto, Salgado recalcó: "Nuestro compromiso de reducir el déficit al 3% es firme".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de mayo de 2010

Más información