La primera crisis del euro

Terapia de choque para Grecia

La UE y el FMI exigirán recortes más duros de lo previsto que rondarán los 25.000 millones en dos años - El 80% de los griegos rechaza el plan de austeridad

Grecia empieza hoy una semana decisiva. En ella se va a decidir la magnitud de los sacrificios que deberá soportar la población para afrontar la crisis de su deuda. El primer ministro, el socialista Yorgos Papandreu, ha convocado a primera hora de hoy domingo un consejo extraordinario para valorar el acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la UE, -esta representada por el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea-. El FMI y la UE exigen un recorte social mucho más intenso que el aprobado en febrero por la UE y que podría implicar un ajuste (reducción de gastos y aumento de impuestos) de 25.000 millones de euros en dos años. Esta sería la condición para obtener ayudas por valor de hasta 120.000 millones de euros en el próximo trienio. Para Papandreu, el acuerdo es "una cuestión de supervivencia nacional".

Más información

Tanto las medidas de austeridad como el paquete de ayudas serán analizados por la tarde por los ministros de Economía de la zona euro en Bruselas. Pero la activación de las ayudas no dispondrá de luz verde hasta que sea aprobada por los jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro, que podrían reunirse el 7 o el 10 de mayo próximos.

Previamente al acuerdo determinante de los líderes, las medidas deberán ser aprobadas a lo largo de la semana por el Parlamento griego y, el viernes, por el alemán. Para el miércoles está prevista una huelga general en Grecia, la tercera en tres meses, contra los recortes salariales y de pensiones y la fuerte subida de impuestos. Las tensas manifestaciones de miles de personas ayer en Atenas y en Salónica son un reflejo del rechazo del plan de austeridad, que cuenta con la oposición del 80% de los ciudadanos, según una encuesta publicada en el periódico To Vima.

Las medidas más contestadas son el recorte del 16% de los salarios públicos, mediante la eliminación de dos pagas extraordinarias, reducción de las pensiones, elevación de la edad de jubilación hasta los 67 años. Hay que recordar que el Programa de Estabilidad y Crecimiento de Grecia aprobado por la UE el pasado 16 de febrero, preveía una congelación de los salarios públicos y reducción del 60% en una paga extra. En materia fiscal, la propuesta que ofrece más rechazo es otra subida del IVA de dos o cuatro puntos. El Gobierno griego ya subió el IVA del 19% al 21% el pasado marzo.

Costas Lapavitsas, profesor de la Universidad de Londres, califica estas medidas de "desastrosas". Considera que "en medio de una recesión, el Gobierno griego es forzado a cortar el gasto público". Lapavitsas advierte de que las medidas pueden provocar "una caída del 5% de la economía este año" y teme que el desempleo pueda alcanzar hasta el 20%. En su opinión, "las posibilidades de recuperación son lejanas puesto que no es posible devaluar, y la carga de la deuda permanecerá elevada". A su juicio, "si no hay recuperación, Grecia tendrá que reestructura su deuda o declarar default (suspensión de pagos) de su deuda el próximo año". En efecto, prosigue, "la propuesta del paquete de medidas hace que la insolvencia de Grecia sea más probable".

Lo cierto es que con independencia de la aprobación del plan, en cuestión de pocas semanas ha ido tomando cuerpo la idea de que Grecia tendrá que reestructurar la deuda. "Si Grecia no asume este paquete de medidas, la suspensión de pagos o la reestructuración de la deuda será inevitable", sostiene Cinzia Alcidi, investigadora del The Centre For European Policy Studies (CEPS). "En las condiciones actuales, Grecia es insolvente", precisa. La reestructuración de la deuda es equivalente a una suspensión de pagos suave, pues supone que los bancos y particulares acreedores deberán asumir una pérdida de valor de sus títulos y aplazar su cobro varios años. El endurecimiento de "las medidas de austeridad exigidas a Grecia es responsabilidad de Alemania", señala Sony Kapoor, director gerente de Re-Define, un centro de análisis dedicado a replantear las relaciones entre el desarrollo y el sistema financiero. Kapoor considera prioritario "modificar la regulación que impide a los fondos de pensiones adquirir deuda pública por debajo de cierta calificación". En su opinión, "la devaluación de la deuda por parte de las agencias empuja a los fondos tenedores de estos títulos a ventas masivas, lo que provoca un hundimiento de los precios". "Esta circunstancia", añade, "es agravada por las prácticas de los especuladores, que apuestan a la baja".

El futuro de Grecia sigue pendiente, sin embargo, de las elecciones regionales en Renania Westfalia en Alemania, del próximo 9 de mayo, cuyo resultado puede hacer perder a Angela Merkel su mayoría en el Bundesrat, la cámara alta del Parlamento alemán.

El encuentro de una solución europea para Grecia se ha visto bloqueado sistemáticamente durante los últimos cuatro meses por Merkel, quien conocedora del rechazo masivo en su país (más del 85% según las encuestas) no ha querido correr riesgos ante la proximidad de las elecciones regionales en Renania Westfalia y ha optado por aplazar cualquier solución. Con este pasado, no dejó de ser paradójico el comunicado emitido ayer conjuntamente por Merkel y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en el que acordaron "actuar rápidamente".

El presidente de los socialistas europeos, Poul Nyrup Rasmussen, destacó también ayer la inconsecuencia de Alemania en retrasar las medidas pues, en su opinión, las medidas de apoyo a Grecia redundarían también a favor de Francia y Alemania. Rasmussen recordó que la exposición de los bancos franceses y alemanes en Grecia asciende a 91.000 millones de euros y en el conjunto de países con problemas (Portugal, Irlanda, España, Italia y Grecia) a 1,2 billones de euros.

España y Grecia

- PIB. España: 1,051 billones de euros. Grecia: 237.924 millones

- Déficit público (% PIB). España: 11,2%. Grecia: 13,6%

- Deuda pública (% PIB). España: 53,2%. Grecia: 115,1%

- Desempleo. España: 20,05%. Grecia: 13,2%, según Eurostat

- Desempleo juvenil. España: 41,2%. Grecia: 27,5%

- E Empleo público. España: 13,4%. Grecia: 25%

- Exposición banca de Francia y Alemania. En España: 348.800 millones. En Grecia: 91.100 millones

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 02 de mayo de 2010.

Lo más visto en...

Top 50