Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Finlandia construirá otras dos nucleares

El Gobierno de centro-derecha de Finlandia ha dado luz verde para la construcción de dos centrales nucleares, que se suman a las cuatro existentes desde hace tres décadas y la de Olkiluto3 (OL3), primera central de tercera generación europea, actualmente en construcción.

Las nuevas licencias harán posible la construcción de centrales con capacidad aún mayor de generar electricidad que la de OL3, que debe producir 1.600 megavatios. Según planes de Fennovoima, consorcio en el que participa el gigante energético alemán E.ON, su central podrá producir hasta 2.500 megavatios, lo que la convertiría con creces en la central nuclear más grande del mundo. La segunda licencia recayó en el consorcio Teollisuus Voima (TVO).

En la actualidad, Finlandia produce 2.800 megavatios de origen nuclear; el 24% de su demanda eléctrica (porcentaje algo superior al de España). Con las nuevas centrales la electricidad atómica podría cubrir el 60%. OL3 es la primera central que se construye en Europa después del trágico accidente de Chernóbil en 1986. Su construcción está a cargo de la empresa estatal francesa AREVA y sus propietarios están agrupados en torno al consorcio TVO.

En principio, debería haber comenzado a producir en el verano de 2009, pero lleva por lo menos tres años de retraso y su coste inicial de 3.000 millones de euros se ha disparado a 5.400 millones. La nueva fecha para que funcione es verano de 2012. Los últimos análisis, sin embargo, colocan esa fecha en entredicho.

Arranca en 2014

Según el responsable de energía de Greenpeace en Finlandia, Lauri Myllyvirta, "una visión optimista establecería que la central comenzará su producción en 2014".

Según los últimos estudios, el consumo de energía de Finlandia va a menos. Es posible que dentro de una década, cuando entren en funcionamiento las nuevas centrales, tenga un superávit de energía. En una encuesta reciente, el 66% de los finlandeses se declara en contra de la producción de energía nuclear para la exportación.

La puesta en marcha de las centrales significará una inyección multimillonaria a la deprimida economía del país. El Parlamento deberá ratificar las licencias, pero ese paso no será más que un trámite, pues el Gobierno tiene amplia mayoría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de abril de 2010