Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Y yo dónde me cambio?

La única bombera municipal carece de vestuario propio

Se llama Marta Gómez y es la única mujer que forma parte del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid. Trabaja como conductora desde hace dos años y medio en el parque número 2, en la calle de Rufino Blanco. Y no tiene vestuario.

CC OO e Izquierda Unida denuncian que Gómez tiene que quitarse y ponerse su uniforme en el cuarto del telefonista por carecer de la instalación necesaria. Además, no le queda más remedio que esperar a que se duchen sus compañeros al finalizar su turno para poder hacerlo ella.

La bombera no quiere hablar por miedo a las represalias, según CC OO (este periódico intentó sin éxito contactar con ella).El traslado de la funcionaria tampoco es una solución: ninguno de los 12 parques de bomberos del Ayuntamiento tiene vestuarios para mujeres. Desde la Concejalía de Seguridad admiten que no existen vestuarios femeninos en los parques de bomberos. Lo justifican por la falta de mujeres. Aseguran que a Gómez, la única en la plantilla de la ciudad de Madrid, se le ofreció utilizar las dependencias de otro edificio contiguo al parque.

No fue hasta 2005 cuando se facilitó la entrada de mujeres al servicio de bomberos del Ayuntamiento. El alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, impulsó un cambio en las pruebas físicas de acceso, ya que hasta este momento eran las mismas que para hombres. Se adecuaron a las condiciones femeninas. Marta logró su puesto. El regidor se fotografió con ella y la felicitó por ser la primera. En la Escuela de Protección Civil y Bomberos local hay otra mujer en formación, pero Gómez es hasta ahora la única en ejercicio en la ciudad. Pero no en la región.

En los bomberos de la Comunidad entró a trabajar la primera mujer hace 14 años. Hoy son ocho, dos de ellas oficiales. En la Administración regional aseguran que desde el principio tenían habilitadas las instalaciones necesarias.

La ley que regula este tipo de cuestiones es un real decreto de 1997, que modificó una ordenanza vigente desde 1971. En su Anexo V, sobre los servicios higiénicos y locales de descanso de los lugares de trabajo (un genérico que incluye al servicio de bomberos), se obliga a la empresa a tener previstos "vestuarios, locales de aseos y retretes separados para hombres y mujeres, o deberá preverse una utilización por separado de los mismos". Esto es, explican en el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, lo que hace el Ayuntamiento de Madrid en el caso del parque número 2. La bombera Gómez puede usar las duchas cuando acaben sus compañeros. Lo que la ley obliga es al uso separado. Y si el lugar de trabajo dispone de espacio para ello, vestuarios separados.

En el Ayuntamiento aseguran que hay una obra presupuestada en este parque que, entre otras mejoras, prevé la creación de un vestuario femenino. Una obra sin fecha y que, según CC OO, lleva años prevista y sin acometer. Un portavoz de este sindicato explicó ayer que, además de la carencia de vestuario femenino, el recinto tienen goteras en la sala de descanso y coches en funcionamiento con más de 20 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de abril de 2010