Duato dejará la Compañía Nacional de Danza un año antes de lo previsto

El coreógrafo comunica a los bailarines que abandonará el puesto en julio

Julio de 2010. Un año antes de su marcha prevista. Es la fecha en la que Nacho Duato dejará la Compañía Nacional de Danza (CND). Han sido 20 años al frente. Se lo contó ayer a los bailarines. Con el Ministerio de Cultura fue algo menos preciso. Desde la Dirección General del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), organismo del que depende la compañía, confirmaron que la gerente de la CND, Carmen Bofarull, había comunicado por teléfono que el bailarín renunciaba a la prorroga de su contrato hasta 2011. "Aunque no se nos ha enviado una renuncia oficial al respecto", aseguraban.

La salida de Duato ha sido más o menos programada. El pulso del artista con las autoridades era ya clásico, de antología. Cada vez que cambiaba a un ministro -ha sobrevivido en su puesto a nueve, de Gobiernos de partidos distintos- o a un director general de su área, se cuestionaba su puesto. Él les retaba y casi todos abandonaron el pulso.

Ha sobrevivido durante 20 años a nueve ministros de dos partidos
Sus propios colegas le criticaban el apropiamiento de una marca pública

Más información

Pero en los últimos años le han salido otro tipo de enemigos. Sus propios colegas. Bailarines y bailarinas de primera fila en grandes compañías internacionales que no veían con buenos ojos un cada vez más patente apropiamiento personal de una marca pública. ¿Por qué la CND se confunde cada vez más con el ballet de Nacho Duato? Era la pregunta a la que pocos daban respuesta oficial. Siendo César Antonio Molina ministro de Cultura y Juan Carlos Marset director del INAEM, se llegó a poner en marcha una compañía de ballet clásico que cerrara esa herida. Una iniciativa que impulsaron el ministerio del PSOE con el Gobierno de la Comunidad de Madrid (PP). Demasiada utopía para estos tiempos revueltos. Y demasiado gasto.

Con el tiempo ha resultado inviable. Cuando Félix Palomero, actual director del INAEM, entró en su puesto con Ángeles González-Sinde, comunicó a Duato su intención de no crear dicha compañía. Eso fue la puntilla. Le dijo que la CND debía abordar repertorio clásico y neoclásico. Un campo en el que Duato nunca se ha movido. Su mundo es el de la danza contemporánea. Era algo así como exigir a un jugador de baloncesto que entrene a un equipo de fútbol.

Duato no pudo sino comprender que las cosas habían cambiado. Desde el ministerio le enseñaban la puerta de salida y sutilmente le pedían su opinión. No querían que el cambio fuese traumático, por eso en diferentes reuniones, incluso con la ministra, le ofrecieron una prórroga de un año. Pero Duato ha decidido romper antes. No podrá pilotar como él quiere la transición dentro de la CND y prefiere irse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 14 de abril de 2010.

Lo más visto en...

Top 50