Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kirk Douglas pide al juez que se apiade de su nieto

Cameron se enfrenta a 10 años de cárcel por narcotráfico

"Amo a Cameron. Estoy convencido de que puede convertirse en un gran actor y espero llegar a verlo antes de morir". Con esas palabras, Kirk Douglas intenta tocar el corazón del juez que la próxima semana debe dictar sentencia sobre el delito de tráfico de drogas por el que es procesado su nieto Cameron. El veterano actor ha enviado una carta al tribunal en la que pide que el castigo para el hijo de Michael Douglas, que se enfrenta a una pena mínima de 10 años, sea lo más indulgente posible.

Lo mismo esperan sus abogados, quienes sostienen en su defensa que, al haber superado su adicción a la heroína, Douglas no debería pasar más de tres años y medio en prisión.

Catherine Zeta-Jones, la madrastra del acusado, opina lo mismo. "Es un ser humano considerado y respetable", escribe la actriz en otra carta, con la que apela también a la clemencia de la justicia para lograr rebajar la pena de su hijastro ante las acusaciones a las que se enfrenta. A principios de este año, Cameron Douglas se declaró culpable de traficar con cocaína y metanfetaminas en varias ciudades de Estados Unidos tras ser detenido en Nueva York, desde donde operaba.

"Su única pena es el daño que ha causado a otras personas", escribe su abuelo, quien asegura que "a los 93, es una paliza" visitar a su nieto desde Los Ángeles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de abril de 2010