Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La Gran Vía cumple un siglo

"Gallardón y Aguirre siguen enfadados"

La presidenta regional sólo fue invitada a una de las tres celebraciones

La ausencia de la presidenta del Gobierno regional, Esperanza Aguirre, de la inauguración de la maqueta conmemorativa del arranque de la Gran Vía por parte de los Reyes, en presencia del alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, y del ministro de Fomento, José Blanco, causó extrañeza entre algunos asistentes. "Estos dos siguen enfadados", decía una señora entre el público, en referencia a las frecuentes desavenencias entre el primer edil y Aguirre.

Fuentes municipales explicaron que el acto estuvo dividido en tres fases distintas: "La primera, la inauguración de la maqueta con los Reyes, el alcalde y el ministro Blanco fue estrictamente del Ayuntamiento", precisaron. Luego, "en la Casa del Libro, el alcalde recibió a pie de calle a los Reyes", añadieron. "Y en la tercera visita, en la concejalía de Economía, en Gran Vía, 24, Aguirre sí asistió y recibió a las personas regias junto con Blanco. También compareció José Bono, presidente del Congreso, y se había invitado a Javier Rojo, presidente del Senado, pero no pudo asistir".

Casi tres cuartos de hora antes de que los Reyes abandonaran la concejalía, la presidenta regional Aguirre salió del recinto. Su salida causó cierta sorpresa. Iba a asistir, al parecer en Cercedilla, a un recorrido a pie por el tramo madrileño del Camino de Santiago en compañía de los presidentes de las comunidades autónomas de Galicia y Castilla y León, Alberto Núñez Feijóo y Juan Vicente Herrera, respectivamente, ambos dirigentes del PP.

Fuentes cercanas a la presidencia regional subrayaron que "Esperanza Aguirre sólo fue invitada a la tercera fase de los actos". Asimismo, añadieron: "Resulta un poco sorprendente que la Casa del Rey acepte un protoclo así", en referencia a la parcial ausencia de la presidenta regional. "Los responsables del departamento se muestran chocados por lo sucedido".

La Casa Real, por su parte, explicó que su departamento de Protocolo "sólo fija aquellos aspectos concernientes a la presencia regia, pero en ningún caso invita o no a los asistentes que, en este caso, eran convocados -o no- por el Consistorio anfitrión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de abril de 2010