La Asamblea protesta formalmente por no ser invitada al acto de Gran Vía

El Ayuntamiento organizó las invitaciones para la celebración del centenario de la arteria.- Esperanza Aguirre sólo fue invitada a uno de los actos

La Asamblea de Madrid ha decidido hoy enviar una carta al alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz-Gallardón, para protestar formalmente por no haber sido invitada como institución a los actos de ayer, organizados por el Ayuntamiento, para conmemorar el centenario de la Gran Vía. La iniciativa ha partido de la presidenta del parlamento regional, Elvira Rodríguez, y ha sido apoyada por unanimidad en la Mesa de la Cámara, según han asegurado representantes del PP e Izquierda Unida.

Maru Menéndez, portavoz parlamentaria del PSOE, ha explicado que su grupo "no va a firmar ninguna protesta" de este tipo, porque los socialistas sí se han sentido representados en los actos. "Nos sentimos representados en el acto, primero porque estaban las más altas instituciones del Estado y del Gobierno, y también los representantes de nuestro grupo municipal y el secretario general de los socialistas madrileños". Fuentes del grupo han indicado, además, que el vicepresidente segundo de la Mesa, Francisco Cabaco, único representante socialista presente en la reunión de hoy, "no se ha pronunciado" cuando se ha discutido a este respecto.

Más información
La Gran Vía se pone la corona
"Gallardón y Aguirre siguen enfadados"
La zona oscura de la centenaria

David Pérez, portavoz del PP, ha replicado que le parece "insólito" que la portavoz socialista se desmarque. "Deberíamos haber sido invitados los representantes de la Asamblea. Creo que es equivocado un tratamiento de este tipo en un acto de esa envergadura hacia una institución en la que estamos representadas las personas que hemos sido elegidas por los madrileños", ha dicho Pérez. "El Ayuntamiento tendrá sus razones, pero desde un punto de vista institucional, estas razones yo no las entiendo".

Fuentes de los partidos de la Asamblea consideran que esta falta de invitación tiene que ver con la enemistad manifiesta entre el alcalde de la ciudad y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. De hecho, Aguirre tampoco estuvo invitada a algunos de los actos, como la inauguración de la maqueta conmemorativa del arranque de la Gran Vía por parte de los Reyes, en la que sí estuvieron Ruiz-Gallardón y el ministro de Fomento, José Blanco.

Fuentes municipales explicaron que el acto estuvo dividido en tres fases distintas: "La primera, la inauguración de la maqueta con los Reyes, el alcalde y el ministro Blanco fue estrictamente del Ayuntamiento", precisaron. Luego, "en la Casa del Libro, el alcalde recibió a pie de calle a los Reyes", añadieron. "Y en la tercera visita, en la concejalía de Economía, en Gran Vía, 24, Aguirre sí asistió y recibió a las personas regias junto con Blanco. También compareció José Bono, presidente del Congreso, y se había invitado a Javier Rojo, presidente del Senado, pero no pudo asistir".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS