Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El conductor que mató a dos mujeres tenía el carné retirado

El conductor ebrio que atropelló y mató a dos mujeres el pasado domingo en Sevilla tenía su carné de conducir retirado. El detenido, de iniciales F. V. C., además de haber sido sancionado hasta perder los 12 puntos del carné de conducir, según informó El Correo de Andalucía, dio positivo en el control de alcoholemia y duplicó la tasa permitida tras el mortal y violento atropello, producido a gran velocidad, probablemente el doble de la permitida, en la madrugada del domingo a la altura de la Torre del Oro en el Paseo de Colón.

El Juzgado de Instrucción 12 de Sevilla envió a prisión sin fianza al joven conductor tras tomarle declaración, y le acusó de un delito de homicidio por imprudencia y otro contra la seguridad del tráfico con resultado de muerte.

Sin embargo, a pesar de que el coche no dejó marcas de frenada en la calzada y que sólo se detuvo tras recorrer 400 metros y al ser interceptado por un taxi, el detenido no ha sido imputado por un delito de omisión del deber de socorro.

El conductor podría ser condenado a una pena de hasta ocho años de cárcel, según informaron fuentes judiciales a Europa Press. La policía investiga el siniestro y si las dos víctimas se bajaron del taxi por la puerta cercana a la acera o la exterior, lo que podría alterar la responsabilidad del conductor y por tanto su ulterior condena.

"Frontal destrozado"

"Con el frontal del coche destrozado y el cristal afectado, circulando sin visibilidad, el conductor sólo paró cuando el taxi se interpuso en su camino", relataron fuentes de la policía local, que determinó las causas del accidente mortal. Las dos amigas que fallecieron, de 26 y 30 años, habían estado viendo las procesiones del sábado y segundos antes del accidente se habían bajado de un taxi. Tras su atropello, los cuerpos terminaron a 30 metros de donde el coche, un Renault Clio, las abordó sin control.

Los servicios sanitarios que acudieron minutos después del accidente sólo pudieron certificar la muerte de una de las jóvenes, mientras la otra falleció en el lugar del accidente. Una amiga de las dos fallecidas, así como el prometido de una de ellas, fueron atendidos por distintas crisis de ansiedad al haber presenciado el accidente a escasa distancia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de abril de 2010