Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acusado del doble atropello mortal en Sevilla dice que tomó dos cubatas

La acusación afirma que llegó a la zona tras pasar de una luz ámbar

Dos cubatas de ron a las 20.30 fue todo lo que Fernando Vargas, de 30 años, dice que tomó antes del atropello que, cuatro horas después, les costó la vida a Patricia Alfaro y Almudena González, de 26 y 30 años, la madrugada del 3 al 4 de abril frente a la Torre del Oro en Sevilla. También asegura que tenía el semáforo en verde. Así lo ha declarado esta mañana el acusado en el Juzgado de Instrucción 9 de Sevilla. Su abogado pedirá la libertad la próxima semana.

Después del partido del Sevilla que se jugó aquella noche, ha dicho que se ofreció a llevar a su amigo Adrián Del Nido, hijo del presidente del club de fútbol hispalense, y que no superó los 60 kilómetros por hora. La acusación afirma que pasó por un semáforo en ámbar antes de llegar a la zona por donde cruzaban las dos mujeres. Sin embargo, Vargas ha declarado que cuando llegó al paso de peatones, él tenía luz verde y ellas cruzaron fuera de la zona habilitada para ello.

Vargas, que permanece encarcelado desde el pasado 4 de abril, ha asegurado que no vio a las chicas, pero que sintió el impacto y se detuvo voluntariamente a la derecha entre 10 o 20 metros más adelante. Algunos testigos han declarado que intentó darse a la fuga.

El conductor tenía una tasa de alcoholemia que duplicaba el máximo permitido y tenía el carné retirado. Sobre esta última circunstancia, ha afirmado que le había llegado una notificación, pero que no sabía que ya era efectiva la sanción. La madre del hombre está imputada por dejarle conducir sin carné, aunque él ha declarado que cogió el coche sin avisar y sin su permiso.