Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galicia encabeza los indicadores educativos en los dos últimos cursos

La comunidad está por debajo de la media en repetidores y abandono temprano

En la última visita del ministro de Educación a Galicia hace dos semanas, Ángel Gabilondo alabó el nivel de la enseñanza de la comunidad autónoma. No era mera cortesía de invitado. Lo hacía refiriéndose a un informe estadístico de su departamento fechado en marzo, que señala las fortalezas y debilidades del sistema gallego en un análisis de los datos de los cursos 2007/08 y 2008/09. Las primeras son mucho más numerosas que las segundas; Galicia aventaja a la media española en la mayoría de los indicadores.

Son varios los medidores que pueden dar una idea de la calidad de la enseñanza. Uno de ellos es el del alumnado repetidor al final de cada ciclo, menos numeroso en Galicia que en el resto de España, lo cual indica, según el informe, "la tasa de idoneidad de la enseñanza cursada respecto a la edad es superior que en el total nacional para cada edad, repercutiendo en mayores porcentajes de alumnado que promociona de curso". Esto propicia además que haya en Galicia mayor tasa de jóvenes que han pasado a cursar estudios post-obligatorios.

Un informe del ministerio destaca el bajo número de alumnos por aula

La aplicación de nuevas tecnologías es una de las debilidades

Hay, además, mayor porcentaje de graduación en ESO: 73,7%, cuatro puntos por encima de la media; la tasa de población que consigue el bachillerato está diez puntos arriba. La de jóvenes de 20 a 24 años que ha completado al menos la segunda etapa de enseñanza secudaria alcanza el 66,2%, un 60% en el resto de España.

También se refleja en el abandono educativo temprano, asociado a uno de los puntos de referencia para los Objetivos europeos educativo-formativos 2010 y que en Galicia es ocho puntos menor que en el resto del país. El informe indica, asimismo, que "se observa en Galicia un importante avance en la población joven que ha completado educación superior", con un porcentaje de 43,5%, cinco puntos por encima de la media española.

También es favorable el dato de formación permanente. Un 11,3% de la población de 25 a 64 años había continuado en 2008 algún tipo de formación, una tasa ligeramente por encima de la nacional (10,4%).

Otro indicador positivo es la ratio de alumnos por aula, que en todos los niveles es inferior al de España. La diferencia más notable está en centros públicos de ESO, con 19,4 alumnos por 23,5 en el resto del país. En cuanto al número de escolares por cada profesor, es de 9,6 en Galicia frente a un 11,2. La comunidad autónoma se sitúa entre las tres con un ratio menor en toda España.

Pero tras este aluvión de datos positivos, también hay otros que muestran debilidades del sistema educativo gallego. El documento señala que "la oferta de atención a la primera infancia incorporada al sistema educativo para menores de tres años es reducida" y que "el alumnado matriculado en enseñanzas específicas de educación de adultos sólo respresenta el 1,8% del total de España", cuando por población, esa tasa debería estar más bien cercana al 6%.

"También se ha de destacar que en los últimos diez cursos, y como resultado de su evolución demográfica en las edades asociadas al sistema educativo no universitario, el alumnado de enseñanzas de régimen general se ha reducido un 17,7%, siendo sólo superada por Asturias, mientras el dato del total de España ya presenta un crecimiento del 4,6%", señala el informe. Aunque esto más que una debilidad del sistema educativo es una consecuencia inebitable de el envejecimiento de la población.

También flaquea la comunidad autónoma en lo referente a tecnologías de la información y la comunicación en la educación. El número de alumnos por ordenador destinado a tareas de enseñanza y aprendizaje es del 6,3, ligeramente por encima de la media española. Por su parte, el porcentaje de niños gallegos de entre 10 y 15 años que son usuarios de Internet es inferior a la media nacional. Los datos, están sacados de los cursos previos a la implantación del programa Escuela 2.0, que pretende dotar de ordenadores a los alumnos españoles. Hoy por hoy, la diferencia de Galicia con el resto de España podría ser incluso superior ya que aunque todavía son pocas las autonomías que se han incorporado al programa, en Galicia los ordenadores no se esperan hasta el curso que viene.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de abril de 2010